El alcalde adelantó que podría poner a la venta el Centro de Diagnóstico y Tratamiento de Trujillo Alto. (horizontal-x3)
El alcalde adelantó que podría poner a la venta el Centro de Diagnóstico y Tratamiento de Trujillo Alto. (Archivo / GFR Media)

Los empleados del municipio de Trujillo Alto están a punto de vivir varios cambios en sus beneficios. Entre los más importantes se destaca que no recibirán su ansiado bono de Navidad y tampoco tendrán el pago por el exceso de días de enfermedad, por mencionar algunos.

Pero eso no es todo. A los empleados regulares se les cancelará el aumento que reciben cada cinco años, a los de confianza se les eliminará la compensación por el uso de vehículos y celulares, así como a los transitorios se les reducirá 1.5 horas de su jornada laboral. Mientras, tendrán que ayudar al municipio a operar bajo una reducción de gastos de un 10%.

Al alcalde José Luis Cruz Cruz también le tocará un ajuste: se disminuirá su salario de $7,700 mensuales, a una reducción del 4.5%, lo que representa una baja de alrededor de $320 mensuales.

En resumen, estas son las principales medidas de austeridad que ha tomado la administración municipal para enfrentar el impacto de la crisis económica que atraviesa el gobierno.

El alcalde explicó que con ellas logrará “cuadrar el nuevo presupuesto” que entrará en vigor en julio próximo y que tendrá una reducción de $6 millones.

“Analizamos minuciosamente cada una de las medidas propuestas y la más difícil fue tener que bajar la jornada laboral, pero entendimos que era lo más sensato y no tener que recurrir a despedir a más de 200 empleados, padres y madres de familias y dejarlos fuera en una economía en crisis”, manifestó en comunicado de prensa.

Asimismo, Cruz Cruz señaló que están enfocados en evitar que estas medidas afecten el servicio que se les da a los residentes de Trujillo Alto.

Por ello, anunció que “también habrá una reducción de mi salario, congelamos todas las plazas permanentes, lo que en conjunto nos llevó a unas economías que equiparan un presupuesto balanceado. La aportación de $140 por empleado para el plan médico se mantendrá igual”.

El alcalde adelantó que el ayuntamiento podría privatizar el recogido de desperdicios sólidos, el coliseo Rubén Zayas Montañez y el Parque Ecuestre Familiar. También proyecta la venta de propiedades, así como del Centro de Diagnóstico y Tratamiento.

“Estamos siendo bien proactivos en la búsqueda de nuevos ingresos. Es por eso que estamos creando un equipo de trabajo para mejorar la captación del IVU (Impuesto de Venta y Uso) y depatentes. También continuamos trabajando en la búsqueda de nueva inversión para el pueblo, a través de Empresas Municipales Trujillanas”, destacó. 

Según explicó el alcalde, estas medidas son necesarias pues los municipios no tendrán ayuda del gobierno en el próximo año fiscal.

“A pesar de que llevamos tiempo atemperándonos, la reducción del Fondo de Equiparación del Centro de Recaudaciones de Ingresos Municipales (CRIM), la imposición de la deuda del déficit del Sistema de Retiro, la no aportación del gobierno central para el Bono de Navidad, la falta del Fondo de Desarrollo, más el aumento de la aportación patronal de 1.25% para el empleado en el Sistema de Retiro, nos pone en un cuadro muy difícil para operar y por esto tuvimos que tomar decisiones adicionales” expresó el ejecutivo municipal. 


💬Ver 0 comentarios