Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Los portones del recinto de Río Piedras han estado cerrados desde el 28 de marzo, cuando inició un paro estudiantil en el principal centro docente del País. El 6 de abril comenzó una huelga sistémica. (horizontal-x3)
Los portones del recinto de Río Piedras han estado cerrados desde el 28 de marzo, cuando inició un paro estudiantil en el principal centro docente del País. El 6 de abril comenzó una huelga sistémica. (Gerald López Cepero)

Para el Movimiento Estudiantil del recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (UPRRP), la decisión que se tomó ayer en la Asamblea General de Estudiantes de ratificar  el voto de huelga, va por encima de la orden del Tribunal de Apelaciones de reabrir los portones, por lo que el campus permanecerá cerrado como estrategia de lucha.

“Esa es una forma de amedrentar al estudiantado que democráticamente decidió eso en asamblea, así que repudiamos cualquier acción del Estado en enviar la Policía de Puerto Rico a los portones, repudiamos cualquier intento de la administración en tratar de abrir los portones que democráticamente decidimos cerrar para defender la educación del país”, declaró la portavoz del movimiento, Loderay Bracero.

Durante la mañana, permeó la calma, las consignas icónicas de las manifestaciones y los mensajes a través de los megáfonos entre los piquetes en la avenida Ponce de León.  

Dentro del recinto, del otro lado de los barrotes de hierro, miembros del Movimiento Estudiantil permanecían con sus rostros tapados por camisas y pañuelos, en parte, por temor a represalias administrativas. Un helicóptero de las Fuerzas Unidas de Rápida Acción (FURA) sobrevoló el área.

En los escasos intentos administrativos y docentes por abrir las instalaciones, medió el diálogo. Esta mañana, una alta funcionaria de la UPRRP realizó un acercamiento a un grupo de huelguistas para intentar cumplir con la orden del Tribunal Apelativo, a momentos de que entrara en vigor.

Durante breves minutos, Dafne Domínguez, directora de la Oficina para la Conservación para las Instalaciones Universitarias, acompañada por el director de Seguridad y la decana de Administración, Gricel Meléndez, conversó con los manifestantes e hizo referencia al fallo para ver de qué manera se podría cumplir con lo estipulado.

“Se ha dado un diálogo bastante pacífico y controlado de parte de representación de la rectora. Se han acercado a los portones para entrar diferentes empleados y compañeros de la guardia universitaria, pero se le ha dicho que seguimos con los portones cerrados”, comentó la portavoz estudiantil Loidymar Duprey.

Después del encuentro entre la oficial administrativa y los estudiantes, la organización del sindicato que agrupa al personal de la Guardia Universitaria, reiteró que sus miembros no abrirán a la fuerza los portones del recinto universitario, tal como lo había adelantado el gremio ayer en comunicado de prensa. 

Más tarde, cerca de las 8:30 de la mañana, el profesor de la Escuela de Derecho, Luis Avilés, llegó hasta la puerta de la avenida Barbosa. Indicó que había convocado a sus estudiantes para dar clases y que esperaría 15 minutos. Una vez que transcurrió el cuarto de hora, se marchó del lugar. 

Durante el tiempo que permaneció en espera, se mantuvo en silencio. Profesores de la Asociación Puertorriqueña de Profesores Universitarios (APPU) se apostaron frente al portón, y expresaron que ellos también se manifestaban de manera silenciosa.

Posted by El Nuevo Día on Thursday, May 11, 2017

El plazo que otorgó el  Tribunal de Apelaciones a la administración universitaria para reabrir el recinto vencía a las 6:00 a.m. 

Entre los presentes destacaron miembros de la Asociación Puertorriqueña de Profesores Universitarios (APPU), de la Hermandad de Empleados Exentos No Docentes (HEEND), egresados del primer centro docentes del país y observadores de organizaciones como la Unión para las Libertades Civiles en América (ACLU) y Amnistía Internacional.

Ante este panorama, la portavoz Bracero hizo un llamado tanto a la APPU como a la HEEND para que pongan en vigor el voto de huelga que aprobaron en sus respectivas asambleas, pero tanto el profesor José Rivera como el líder sindical José Torres pidieron su espacio para implementar su estrategia de lucha, reiterando a la vez su apoyo al movimiento estudiantil.

“Estamos sentados a la mesa de diálogo para buscar opciones verdaderas para intentar cubrir la necesidad de que la universidad se pueda abrir. Estamos pidiendo a  la administración universitaria que coloque sus mejores recursos dentro de esa mesa que nosotros, tanto los estudiantes, los no docentes, como los profesores, estamos en la mejor disposición de atender el problema con soluciones reales. Pero tienen que ser soluciones que vayan acorde con los reclamos de la comunidad universitaria”, sostuvo Torres, miembro del comité de diálogo con la Junta de Gobierno.

Por su parte, la presidenta del Consejo General de Estudiantes (CGE) del Recinto de Río Piedras, Wilmarí De Jesús, confirmó a este medio que, durante el día de mañana, a las 9:30 a.m., sostendrán una reunión en Administración Central para proseguir la conversación con las autoridades universitarias.

Piquete de estudiantes frente a los portones de la UPR en la avenida Barbosa. #HuelgaUPR

Posted by El Nuevo Día on Thursday, May 11, 2017

Al mediodía el movimiento estudiantil realizó un piquete en la avenida Barbosa a las afueras del recinto. La manifestación ocupó varios carriles, pero no cerró la vía. 

Sigue las incidencias:


💬Ver 0 comentarios