Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El tema de las "matrículas fantasma" en escuelas públicas donde la retención de alumnos no ha sido significativa es un problema en la mirilla de la nueva administración, aseguró hoy, domingo, el designado secretario del Departamento de Educación (DE), Rafael Román Meléndez.

"Ahora, en el proceso de las organizaciones escolares nuevas, los directores regionales tienen que hacerse responsables de identificar escuela por escuela el censo actualizado", sostuvo Román Meléndez, quien subrayó que conoce bien esa situación que supone el reporte errado del total de alumnos por grados en cada aula.

"Tenemos que ver realmente cuál es la realidad (de la matrícula por escuelas) en relación a estos números que se nos proveen (a nivel central) en muchas ocasiones", dijo el funcionario, que incluyó la retención de estudiantes entre los asuntos claves de su agenda principal en el DE.

"La matrícula ha bajado en muchos planteles, y en ocasiones para retener maestros, retener recursos humanos se inflan los números", reconoció Román Meléndez, al tiempo que consideró que el personal del DE está expuesto a sanciones federales, si se inflan las matrículas.

Según Román Meléndez, es responsabilidad del director escolar reportar correctamente la matrícula de su escuela, teniendo en cuenta a los estudiantes que se marchan del país o se van a otros planteles de la misma zona o de otros pueblos.

"Esto es responsabilidad del director, porque es el que tiene a su cargo el sistema de información estudiantil", puntualizó.

La deserción escolar o el problema de retención, como prefiere llamarle Román Meléndez, tiene que ver con deficiencias acumuladas del sistema público y también con fallos sociales como el desinterés de miles de padres en el proceso educativo de sus hijos, algo que se manifiesta dramáticamente en el marcado ausentismo de progenitores o tutores cuando son citados por los directores o maestros para que acudan a las aulas para atender asuntos relacionados con el desempeño de sus niños.

Sin embargo, un creciente éxodo de puertorriqueños hacia Estados Unidos en medio de la recesión y cambios en el comportamiento reproductivo de las parejas boricuas son factores que inciden en las mermas de poblaciones escolares, según demógrafos como Raúl Figueroa.

"El aumento en el envejecimiento de la población es otro factor y ya vemos un decrecimiento natural sobre todo en algunos pueblos del oeste", comentó recientemente Figueroa, coautor del libro Puerto Rico 2000-2010, Más allá del Censo, escrito junto a las demógrafas Judith Rodríguez Figueroa y Rosario Rivera Negrón.

Figueroa ha señalado que en 2011 municipios como Mayagüez y Hormigueros han registrado un cambio de "más defunciones que nacimientos" y reconoció que habrá que estudiar esos cambios para proyectar el impacto en la economía, en la educación y en servicios de salud y otros.


💬Ver 0 comentarios