Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Si el propuesto gasoducto corre la misma suerte que su antecesor, el Gasoducto del Sur, que fue abortado tras una férrea batalla legal y comunitaria, Puerto Rico habría perdido cerca de $100 millones con ambos proyectos.

Aún está por verse la partida millonaria que supondría establecer barcazas -como opción al gasoducto- para llevar gas natural a las centrales de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE). La gerencia de la corporación pública evalúa esta opción por instrucción del gobernador Luis Fortuño.

La socióloga ambiental, Marla Pérez, y el experto en política pública ambiental, Cecilio Ortiz, indicaron ayer que, en términos de administración pública, esos $100 millones -gastados en obras que no tienen la aceptación comunitaria- se pierden al no poder reusarse en otras áreas de necesidad social.

El Gasoducto del Sur, que se construiría a un costo de $74 millones para llevar gas natural desde Peñuelas hasta Salinas, fue cancelado en abril de 2009 por Fortuño. El Gobierno acabó pagándole $59 millones a la empresa Skanska por cancelar el contrato.

El actual gasoducto, conocido como Vía Verde, se erigiría a un costo de $800 millones para llevar gas natural desde Peñuelas hasta San Juan. Cuando se anunció el proyecto en julio de 2010, Fortuño afirmó que costaría $300 millones. El gobernador dijo en aquel entonces que para esta fecha la obra ya estaría en operaciones.

De los $800 millones que costaría el gasoducto, hasta octubre pasado la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) ya había firmado contratos por $29.7 millones. El principal contrato del gasoducto, otorgado a la firma Ray Engineers, PSC, se firmó cuatro meses antes de que se anunciara oficialmente el proyecto. El presidente de la empresa, Pedro Ray Chacón, quien aceptó ser amigo de Fortuño, recibió, en principio, $8.8 millones para diseñar la tubería. Debido a su inexperiencia con este tipo de obras, Ray Chacón subcontrató a la empresa Gulf Interstate Engineering.

Hace dos días, el presidente de la Junta de Gobierno de la AEE, José Ortiz, confirmó que Fortuño le instruyó a él y al director ejecutivo, Otoniel Cruz, buscar opciones más rápidas y baratas para traer gas natural a la Isla. La opción preferida son las barcazas.

Ayer, a su salida de una reunión entre Fortuño y el Consejo de Energía, Ambiente e Infraestructura, Ortiz y Cruz reafirmaron que en marzo le presentarán al gobernador sus opciones para traer gas natural al País, que ya hay tres compañías interesadas en las barcazas y que se mantiene el proceso de permisos del gasoducto en el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos (USACE). Una de las firmas interesadas es Excelerate Energy.

Cruz no ofreció una cifra actualizada de los contratos del gasoducto.

Ray Chacón y el consultor externo de la AEE, Daniel Pagán, no estuvieron disponibles para reaccionar.

Cabe destacar que el USACE descartó la opción de las barcazas en su evaluación del gasoducto. Esta decisión se basó en el impacto ambiental y económico que suponen las unidades. Empero, Ortiz ha insistido en que las barcazas saldrían más baratas que el gasoducto. El exdirector ejecutivo de la AEE, Miguel Cordero, había estimado su costo en $50 millones.

Los expertos consultados señalaron que la opción de las barcazas no es nueva. Advirtieron que aún se desconoce cuál será su costo final y cuánto demorarían en construirse, ya que requieren permisología nueva.

“Al dinero que ya se gastó en el gasoducto hay que sumarle el de las demandas que establecerán los contratistas. El dinero del gasoducto ya cumplió su propósito: mover un circuito económico y político... Eso mismo pasaría con las barcazas porque ya hay empresarios moviendo sus fichas para que eso se dé. Sería sustituir un proyecto con el otro”, sentenció la socióloga Pérez.

Mal desde sus inicios

Desde que se anunció el gasoducto, Casa Pueblo indicó que los siguientes factores lo derrotarían:

Impacto a bosques, ríos y especies en peligro de extinción.

EcoEléctrica no tiene capacidad de recibir, almacenar y regasificar el gas necesario para operarlo.

Unas 200,000 personas estarían en riesgo en los 13 pueblos de ruta.

El beneficio económico sería de solo 1 centavo por kilovatio-hora.

En millones

Costo del Gasoducto del Sur

$59

Cantidad que se llevó Skanska por la cancelación del Gasoducto del Sur

$800

Costo de Vía Verde

$100

Pérdida estimada de cancelarse ambos proyectos


💬Ver 0 comentarios