Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La turbidez y la mala construcción y falta de mantenimiento de los pozos sépticos son hoy día los mayores enemigos de nuestro recurso agua, dijo ayer el director ejecutivo del Programa del Estuario de la Bahía de San Juan, Javier Laureano.

Ayer, Laureano, junto a personal de la Junta de Calidad Ambiental (JCA), realizó por tercer año consecutivo el Día de Monitoreo de Calidad de Agua en Puerto Rico.

El evento contó con la participación de 2,300 voluntarios que mediante un equipo portátil monitorearon la calidad del agua en cuatro factores: temperatura, oxígeno disuelto, PH y turbidez.

Junto a voluntarios Laureano verificó la calidad del agua de la Laguna del Condado Jaime Benítez, simultáneamente otros grupos realizaban el monitoreo en otros puntos de la Isla.

Unos 25 municipios hicieron lo propio en más de 120 puntos en cuerpos de aguas alrededor de la Isla. “El motivo principal es que las personas se reconcilien o accedan y conozcan los cuerpos de agua de sus comunidades”, dijo Laureano. “El monitoreo le permite saber la calidad del agua y que nos llamen a nosotros o a la JCA en caso de algo esté mal. Estas personas se convierten en agentes de cambio”.

La información recopilada va a un base de datos internacional del World Water Monitoring Date para que se tenga una idea a nivel mundial de la condición en que está el agua en los cuatro parámetros medidos, dijo.

Puntualizó que el mayor problema que confrontan los cuerpos de agua del país es la turbidez. “Desde fotos de satélites uno puede ver las descargas de sedimento que se generan desde ríos y quebradas hacia el océano. La turbidez causa muchos problemas en los arecifes de coral. Interrumpe la vida en la costa, en los océanos y en los ríos”, afirmó.

Acto seguido, dijo que esa turbidez es provocada mayormente por la construcción descontrolada y la falta de planificación. “Hay que sembrar en los bordes de los ríos y no seguir canalizando los ríos con túneles de hormigón y cemento”. Dijo que ese tipo de canalización es terreno fértil para la sedimentación de los cuerpos de agua.

Además, los pozos sépticos, que se estima que en la Isla son poco más de 40%, afectan el agua. “Poca gente sabe que cuando llueve el pozo séptico se desborda si no está bien mantenido”, dijo Laureano, explicando que esos desperdicios llegan a los cuerpos de agua.


💬Ver 0 comentarios