Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La aprobación en el Senado de una pieza de ley que eliminaría los ajustes por compra de combustible y de energía de la factura de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) luce como una “movida política” de cara a las elecciones generales de noviembre.

Esa es la opinión que articularon ayer el economista José Alameda y el representante del interés público en la Junta de Gobierno de la AEE, Juan Rosario, quienes coincidieron en que la aprobación -hace dos días- de la medida busca conseguirle votos al Partido Nuevo Progresista (PNP).

Pero más allá de lo que sería la verdadera intención legislativa, el proyecto ya parece un natimuerto.

El gobernador Luis Fortuño indicó que las casas acreditadoras recibieron un borrador de la pieza de ley y advirtieron que si se aprueba, “nos iban a bajar el crédito a chatarra”.

Actualmente, las casas acreditadoras Fitch, Moody’s, Standard & Poor’s mantienen el crédito del país uno o dos niveles por encima del grado especulativo o chatarra.

Según Fortuño, las casas acreditadoras también advirtieron que si se aprueba la medida, “nos aumentaría el costo de la energía”. “Hay que hacer unos ajustes, unos arreglos a la legislación... y en eso estamos”, dijo el gobernador en entrevista radial (WUNO).

El proyecto aprobado en el Senado es de la autoría de la presidenta de la Cámara de Representantes, Jenniffer González, quien no estuvo disponible ayer para aclarar dudas sobre las enmiendas que sufrirá la pieza.

Subsidios y alzas

Alameda indicó que si se eliminan los ajustes por compra de combustible y de energía, la AEE podría acabar siendo subsidiada por el Gobierno, como ocurre con la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA).

Y es que, según dijo, ambos renglones representan importantes fuentes de ingresos para la AEE. Hasta ahora, la Legislatura no ha precisado cómo la AEE recobraría esos ingresos.

De acuerdo con Rosario, la AEE devenga, en promedio, $2,300 millones con los ajustes por compra de combustible y de energía.

Otra posible consecuencia de la aprobación del proyecto, advirtieron ambos, es que aumente la tarifa básica de la AEE, que no se toca desde 1989.

“No hay duda de que (la aprobación de la medida) es una movida política en un año de elecciones para tratar de ganarse el favor de la gente con cosas que no son ciertas. Los clientes de la AEE no pueden escaparse de pagar el combustible. Lo peor que puede pasar es que lo escondan en algún lugar”, previó Rosario.

“Cualquier persona de meridiana inteligencia puede entender que no se puede eliminar el ajuste por combustible; sí se puede bajar”, agregó Alameda, quien estimó que los ajustes por compra de combustible y de energía representan dos terceras partes de los ingresos de la AEE.

Ambos renglones incluyen componentes que nada tienen que ver con la compra de combustible y energía, como es el caso del Factor 0.89, que le permite a la AEE cobrarle a sus clientes el 11% de sus ingresos brutos, dinero que sufraga los subsidios a los municipios. Asimismo, mediante el Factor Ei, la AEE le cobra a sus abonados la electricidad perdida y hurtada.

Alameda y Rosario coincidieron en que los ajustes por compra de combustible y de energía sí podrían reducirse si se eliminan los componentes que -básicamente- premian la ineficiencia de la AEE.

“Necesario” el gas natural

El presidente de la Junta de Gobierno de la AEE, José Ortiz, quien no quiso reaccionar a la aprobación de la medida hasta tanto Fortuño decida si la firmará, señaló en entrevista reciente con El Nuevo Día que el ajuste por compra de combustible sí se eliminaría una vez la Isla dependa del gas natural para generar electricidad.

En aquella ocasión, Ortiz explicó que la eliminación de la compleja fórmula estaría sujeta a la firma de contratos a largo plazo -20 a 30 años- con compañías estadounidenses exportadoras de gas natural.

Los precios del gas natural en Estados Unidos son más bajos que en cualquier parte del mundo. Por lo tanto, afirmó Ortiz, una vez se materialice la quema de gas natural en las termoeléctricas, no habría variaciones en precio.

Ayer, Rosario concurrió con Ortiz al plantear que el ajuste por compra de combustible solo se eliminará si la AEE deja de quemar petróleo.

“El concepto de que vamos a eliminar el ajuste por combustible sin eliminar la compra de petróleo no es real. No conozco a nadie que llene el tanque de gasolina de su carro gratis. Ese pago es inevitable por el modelo de producción que tenemos”, dijo Rosario.

La pieza aprobada también crearía la Junta Fiscalizadora de Servicios Públicos. Ese ente regularía los servicios de energía, acueductos y telecomunicaciones. De hecho, sustituiría a la actual Junta Reglamentadora de Telecomunicaciones. Entre sus funciones estaría fijar la tarifa de agua y luz, labor que actualmente recae sobre las juntas directivas de la AAA y la AEE.


💬Ver 0 comentarios