Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Movimiento puertorriqueño ve ventajas en una eventual unión a España (horizontal-x3)
El movimiento promueve una eventual unión a España, como otra de sus comunidades autónomas, lo que favorecería, a su juicio, el libre comercio y menos impuestos en el territorio. (Facebook)

MADRID - El movimiento Autonomía para Puerto Rico ve ventajas económicas en una hipotética unión con España, ya que sus impulsores aprecian que su actual vinculación a EE.UU. como Estado Libre Asociado implica fuertes costes.

Uno de los portavoces del movimiento, Iván Arrache, reconoce que su iniciativa todavía está en una fase incipiente, ya que empezaron a movilizarse en 2012, pero destaca que están activos en las redes sociales, donde cuentan con varias decenas de miles de simpatizantes.

La guerra contra EE.UU. de 1898 llevó a España a perder sus últimas posesiones en América, incluida Puerto Rico, isla caribeña que en la actualidad cuenta con una población de 3.54 millones de personas en una superficie de 100X35 millas.

En una entrevista Arrache critica el actual estatus de Puerto Rico como asociado a EE.UU., cuya consecuencia es un "limbo jurídico" que tiene como resultado que los puertorriqueños tengan pasaporte estadounidense y puedan servir en su Ejército, pero no elegir al presidente.

Peor efecto tienen a su juicio las llamadas "leyes de cabotaje", que impiden la entrada de barcos que no sean de tripulación, bandera y fabricación estadounidenses, con el consiguiente sobrecoste de los fletes marítimos y el encarecimiento de las importaciones.

El movimiento promueve una eventual unión a España, como otra de sus comunidades autónomas, lo que favorecería, a su juicio, el libre comercio y menos impuestos en un territorio que, sin embargo, cuenta con mano de obra capacitada a la manera de EE.UU. y una poderosa industria farmacéutica.

Otros ámbitos en los que se mejoraría la situación de Puerto Rico serían la agricultura y el turismo, en los que considera que España es un referente.

Arrache, cuyos antepasados proceden de la región de Navarra, en el norte de España, recuerda que su propio abuelo siempre conservó la nacionalidad española, pero su padre y él mismo ya se han visto "obligados" a tener la estadounidense.

Un centenar de militantes se muestran activos en favor de esta unión con España y para ello tienen que superar numerosas barreras, entre las que figura la "hispanofobia" generada, según su opinión, por un sistema educativo que elogia la aportación estadounidense y rechaza el pasado español.

No obstante, la gran mayoría de la población habla en español en sus relaciones personales y sólo la clase dirigente y más formada emplea el inglés regularmente, según el portavoz, para quien no hay un gran deseo en la población de que Puerto Rico sea independiente, ya que siempre ha estado adherido a otro Estado.

Arreche espera algún gesto favorable de las autoridades españolas que les permita ahondar en su movimiento y niega que eso pudiera generar un enfrentamiento con EE.UU., país del que "somos propiedad, pero no parte", según sus palabras.

El portavoz elude entrar en cuestiones de política española aunque apunta que desde Puerto Rico se ve que España "se está levantando" tras años de crisis.

En el futuro les gustaría ser un partido político, pero por ahora tienen que extender su base de simpatizantes y para ello considera conveniente que España hiciera patente su respaldo a la hipótesis de una anexión.

Iván Arrache no cree que la historia y la cultura común sean factores determinantes para que los jóvenes se sientan españoles, pero sí la economía, a pesar de que varios cientos de miles de puertorriqueños encuentran salida económica en la pertenencia a las Fuerzas Armadas de Estados Unidos. 


💬Ver 0 comentarios