Durante el proceso de remoción del mamífero muchos curiosos llegaron hasta el lugar para tomar fotografías. Debido al tamaño y al peso del enorme animal, las autoridades tuvieron que utilizar una excavadora para sacarlo del agua. 

En dos ocasiones la cadena de la máquina se rompió.


Una testigo en el lugar dijo que el animal parece que se golpeó con piedras en el área.

“Cuando tú la ves chapaleteando con la cola, ves el charco de sangre”, dijo la testigo, antes de que muriera el animal.