Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

WASHINGTON - En medio de la cumbre hispana de la Casa Blanca, un alto funcionario del Departamento de Justicia de Estados Unidos reconoció ayer los retos a que se enfrenta Puerto Rico ante las denuncias de que el gobierno boricua viola derechos civiles.

Thomas Pérez, secretario adjunto de Justicia federal para los Derechos Civiles, habló someramente sobre la investigación que supervisa personalmente al responder preguntas del senador popular Eduardo Bhatia y el presidente de la Coalición Nacional Puertorriqueña (NPRC, por sus siglas en inglés), Rafael Fantauzzi.

Tanto Fantauzzi como Bhatia le expresaron -en medio de una de las sesiones de la primera conferencia de política pública hispana de la Casa Blanca- la preocupación de que el gobierno de Luis Fortuño utilice sus cabilderos para tratar de descarrilar la investigación sobre violaciones de derechos civiles en Puerto Rico, centrada en denuncias de brutalidad policial.

“Estoy muy familiarizado con Puerto Rico y los retos a que se enfrentan los derechos civiles en Puerto Rico”, indicó Pérez, de origen dominicano y quien fue fiscal general del estado de Maryland. Por ser una investigación en curso evita entrar en detalles, sostuvo.

Tras denuncias de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), que se han intensificado durante el gobierno de Fortuño, Justicia federal investiga casos de brutalidad policial en la Isla.

Las expresiones de Pérez se produjeron en la víspera de una sesión informativa que la ACLU, Latino Justice y el Instituto de Política Pública Latina ofrecerán hoy en el Congreso sobre las violaciones de derechos civiles en Puerto Rico, un asunto que ya ha levantado en el hemiciclo de la Cámara de Representantes el congresista boricua Luis Gutiérrez, demócrata por Illinois.

Fantauzzi sostuvo que se le ha informado que el gobierno de Fortuño “cabildea intensamente para detener la investigación federal”.

“Soy un creyente en esta administración (del presidente Barack Obama)”, sostuvo, por su parte, Bhatia, quien en 2008 fue copresidente de la campaña de Obama en Puerto Rico, al indicar que si Justicia federal se estuviera dejando presionar “me tornaría en un no creyente”.

Pérez no respondió directamente a las interrogantes. Pero, indicó que reciben información de todas las partes, sin confirmar los encuentros de altos funcionarios de Justicia federal con cabilderos del gobierno de Fortuño.

Educación

En la cumbre hispana de la Casa Blanca participaron alrededor de 160 líderes hispanos de Estados Unidos, así como representantes de Puerto Rico, que intercambiaron experiencias con altos funcionarios del Ejecutivo federal.

En una de las sesiones, el presidente de la Universidad del Sagrado Corazón (USC), José Jaime Rivera, promovió que en momentos en que van a surgir nuevos recortes en asignaciones federales, que se permita a las misma instituciones educativas establecer cuáles deben ser las prioridades fiscales en términos de educación.

“Deberíamos determinar cuáles recortes harían más daños, frente a los que pudiéramos mitigar colectivamente”, indicó Rivera.

Las discusiones del primer día incluyeron también temas económicos, laborales, vivienda, de inmigración, medio ambiente, asuntos rurales y el acceso a conexión de banda ancha, entre otros.

Antes de cerrar la jornada de ayer, era posible que Obama se asomara por la etapa final de la sesión, que tendría lugar a puertas cerradas. La cumbre termina hoy con una sesión a la que no tendrán acceso los periodistas.

Obama obtuvo dos tercios del voto hispano en las elecciones de 2008, pero en medio de reclamos para que tome medidas dirigidas a detener las deportaciones de familias de indocumentados que pueden beneficiarse del DREAM Act su apoyo electoral entre los latinos ha descendido de 73% en diciembre de 2009 a 52% el mes pasado, según la encuesta Gallup.


💬Ver 0 comentarios