Nivia Fernández informa que se sigue trabajando con el plan fiscal (horizontal-x3)
Para marzo de 2017, se aumentaron los ajustes de $300 millones a $450 millones para el año fiscal 2021. (Archivo/GFR Media)

La Junta de Gobierno de la Universidad de Puerto Rico (UPR) tendrá ante su consideración este jueves el plan fiscal que la institución deberá entregar a la Junta de Supervisión Fiscal el próximo domingo, el cual contiene ajustes de hasta $512 millones para el año 2025 y que la semana pasada fue rechazo por el Comité de Finanzas del cuerpo rector.

En una comunicación circulada esta tarde a toda la comunidad universitaria, la presidenta interina de la UPR, Nivia Fernández, reconoció que los recortes presupuestarios que enfrentará la institución a partir del próximo año fiscal la pone en una “posición vulnerable” y reiteró que el sistema universitario enfrenta retos que no había tenido que manejar previamente.

“En estos momentos en que nuestro país se siente suspendido en una crisis nunca antes enfrentada es precisamente la Universidad la mejor capacitada para propulsar su desarrollo socioeconómico y cultural”, sostuvo Fernández.

A inicios del 2017, la administración de la UPR comenzó a trabajar en la confección de un plan fiscal que incluyera ajustes ascendentes a $300 millones en los próximos dos años, tal y como fue ordenado por la Junta de Supervisión Fiscal. Para marzo de 2017, se aumentaron los ajustes de $300 millones a $450 millones para el año fiscal 2021. La semana pasada, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (AAFAF) informó que las reducciones en el presupuesto que la UPR recibe de Fondo General seguiría aumentando anualmente hasta alcanzar los $512 millones para el año fiscal 2026.

“La incertidumbre de la cifra exacta de ajustes que están consignados por la JSF a la UPR ha sido un reto mayor en los ejercicios de análisis de las pasadas semanas. Todos los escenarios examinados evidencian que los recortes anuales requerirán a corto y mediano plazo el poder contar con medidas concretas que aseguren que la institución pueda allegar los recursos suficientes y necesarios para el cumplimiento de su misión, incluyendo preservar la calidad de sus ofrecimientos académicos, investigacione y labor creativa, así como los servicios de excelencia que ameritan nuestras comunidades diversas. En estos momentos en que nuestro país se siente suspendido en una crisis nunca antes enfrentada es precisamente la universidad la mejor capacitada para propulsar su desarrollo socioeconómico y cultural”, expresó Fernández en el escrito, el cual destaca que fue enmendado. 

En una versión inicial, la presidenta interina establecía que los recortes presupuestarios harían de la UPR una institución inoperante,una expresión que ha utilizado en múltiples ocasiones desde que asumió la presidencia.

Fernández reconoció los esfuerzos que ha realizado el Ejecutivo para identificar fuentes de fondos externos para el sistema universitario. Asimismo, señaló que la Junta de Gobierno está evaluando una moción presentada por representantes del claustro para que el recorte a la institución no sea mayor de $241 millones anuales, una cifra que fue presentada inicialmente por el gobernador Ricardo Rosselló a mediados de marzo.

“La agenda universitaria y su legado de servicio son nuestro compromiso para continuar contribuyendo a la recuperación y el desarrollo del Puerto Rico que anhelamos.  Nuestra universidad es vida y esperanza de cara a los grandes desafíos que enfrentamos como País”, concluyó la presidenta interina.


💬Ver 0 comentarios