Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

WASHINGTON – Los documentos que más recientemente ha desclasificado el FBI sobre el asesinato del exiliado empresario cubano Carlos Muñiz Varela apuntan a la existencia de un expediente independiente sobre el caso que no han reconocido en peticiones de acceso a información del Comité de Amigos y Familiares del que fuera pionero de los viajes de exiliados hacia La Habana.

En varios de ellos con fechas del verano de 1979, la dirección del Negociado de Investigaciones Federales (FBI) ordena a la oficina de San Juan no incluir en los resúmenes de los memorandos sobre la Coordinadora de Organizaciones Revolucionarias Unidas (CORU), un grupo que han descrito como una “organización terrorista anti-Castro” y vinculado consecuentemente al caso de Muñiz Varela, detalles referentes a la investigación del empresario cubano.

“En el futuro asegúrese de que las notas de sus memorandos sobre CORU no incluyen información sobre un asunto criminal que está bajo la investigación del FBI”, indica un mensaje de la Oficina del Director del FBI, con fecha de agosto de 1979, cuatro meses después del asesinato, en referencia al caso de Muñiz Varela.

Para el portavoz del Comité de Amigos y Familiares de Carlos Muñiz Varela, Raúl Alzaga Manresa, ese documento le abre la puerta al Departamento de Justicia de Puerto Rico –que ha pedido ver la información en manos del Gobierno federal– para reclamar el “expediente de una investigación que el FBI no ha querido desclasificar ni a la cual han dado acceso”.

Los documentos que hasta ahora el FBI ha desclasificado que hacen alusión al asesinato de Muñiz Varela han sido obtenidos a través de peticiones que se han hecho por medio de solicitudes de información sobre el fallecido exiliado cubano Julito Labatud, a quien las autoridades federales vincularon al CORU, o grupos de exiliados cubanos que estuvieron bajo una investigación federal.

En entregas previas, ya había quedado confirmado que el FBI relacionó desde poco después del asesinato de Muñiz Varela a miembros del CORU –incluso entrevistando a Labatud– con ese crimen.

Muñiz Varela fue asesinado el 28 de abril 1979 en momentos en que en momentos en que su agencia Viajes Varadero, la que fundó junto a Alzaga Manresa, comenzaba a promover viajes de exiliados cubanos de San Juan a La Habana.

En los documentos divulgados recientemente por el Comité, que fueron solicitados a través de la Ley de Libertad de Información, el FBI cuestiona además que su oficina de San Juan incluyera datos sobre Muñiz Varela en memorandos que estaban dirigidos también al Servicio Secreto de Estados Unidos, identificando de paso que tenían “un activo y dos informantes” dentro de los grupos de exiliados.

Para Alzaga Manresa, eso le debe permitir al Comité de Amigos y Familiares hacer nuevas peticiones de acceso a información a través del propio Servicio Secreto.

Entre la información que el FBI ha desclasificado recientemente, la cual el Comité deFamiliares y Amigos compartirá con el Departamento de Justicia de Puerto Rico, también se confirman planes que existieron para dar muerte al ya fallecido líder independentista Juan Mari Bras.

También se hace evidente la falta de confianza del FBI en la Policía de Puerto Rico - antes de que se conociera la grave corrupción generada por gangas como la del coronel Alejo Maldonado -, como establece un documento de noviembre de 1974 en el que la oficina federal pide evitar compartir información sobre las actividades del Frente de Liberación Nacional de Cuba (FNLC) con policías de la Isla.


💬Ver 0 comentarios