Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

OFICINA DEL CONTRALOR (horizontal-x3)
La Contraloría reveló que el municipio pagó $30,000 al arquitecto encargado de preparar los planos de las canchas pero éstos no tuvieron utilidad. (Archivo GFR Media)

Un informe de la Oficina del Contralor PuertoRico reveló déficit acumulados en el Fondo Operacional del municipio de Morovis de $3.7 millones, $1.5 millones, $1.5 millones y $1.1 millones entre el  año 2012 al 2015, respectivamente.

Además, en el 2012 sobrestimó los ingresos en un 32%, hecho que contribuye a que se incurra en déficit.

Una situación similar se había señalado en un informe de 2014.

La auditoría indica que el municipio ordenó la demolición y construcción de un edificio para uso de servicios de salud en el 2010 y la construcción de una cancha de baloncesto y vóleibol en el barrio Pueblo en el 2013, ambos por $1.1 millones, pero sin los permisos de construcción de la Oficina de Gerencia de Permisos.

De hecho, señala la Contraloría que el municipio le pagó $30,000 al arquitecto encargado de preparar los planos de las canchas pero éstos no tuvieron utilidad.

Algunos de los defectos hallados en el proceso era que las canchas diseñadas no cabían en el espacio disponible ya que el arquitecto no tomó en cuenta las medidas del solar. Tampoco preparó planos de conexiones eléctricas, sanitarias, potables ni pluviales, ni de las entradas y aceras, entre otros.

El informe, de 13 hallazgos, señala que por no remesar a tiempo los descuentos de nómina de los empleados al Seguro Social Federal, el municipio tuvo que pagar $342,789 en intereses, recargos y penalidades al Servicio de Rentas Internas Federal (IRS, en inglés).

Esta situación redujo los recursos económicos del municipio y pudo impedirle a los empleados el acceso a los beneficios.

"Nuestros auditores identificaron la compra de bienes y servicios sin obtener cotizaciones, el pago de tres servicios de mecánica sin obtener las propuestas requeridas por ley, atrasos de hasta 12 meses en la preparación de las conciliaciones bancarias y múltiples deficiencias con las recaudaciones", indica el análisis.

La auditoría comenta además, irregularidades en la facturación de los servicios de despacho de combustible por parte de un empleado de una gasolinera privada.

El municipio tenía un acuerdo interagencial con la Administración de Servicios Generales para la adquisición de gasolina.

La Unidad de Auditoría Interna detectó la "posible apropiación ilegal de fondos" con el uso de las tarjetas electrónicas en la adquisición de combustible y el entonces alcalde remitió dicho informe al Departamento de Justicia en el 2015.

El examen del Instituto de Ciencias Forenses, a petición de la Oficina del Contralor, concluyó que un empleado de la gasolinera fue el autor de las firmas falsificadas en el 46.3% de los recibos de compra de combustible analizados y muy probablemente también del 51.7% de los recibos, o sea del 98% de los recibos examinados.

Esta situación se remitió al Secretario de Justicia el 6 de octubre y a la fecha está en proceso de investigación. 

Punta de iceberg

La alcaldesa de Morovis, Carmen Maldonado González, adelantó que el informe del Contralor solo muestra una ínfima parte del “desbarajuste” que imperó en la ciudad por la pasada década.

"Lo que hoy publica este informe es solamente parte de la realidad que habíamos denunciado durante el pasado año. Pero todavía falta lo peor, lo que hemos descubierto luego del proceso de transición. El pueblo moroveño de estar atento a todo lo que se vaya publicando. Los hallazgos son de tal seriedad que ya hay referidos al Departamento de Justicia. A eso vamos a darle seguimiento", declaró Maldonado en declaraciones escritas.

"Recordemos que este informe solamente cubre de julio de 2011 a junio de 2015, cuando el pasado alcalde estuvo 12 años (tres cuatrienios) en el poder. Por eso es que reiteramos que aún queda mucho por descubrirse. Para ilustrar un ejemplo, cuando nuestra administración llegó en enero, se descubrió en una gaveta en el Departamento de Finanzas más de $600,000 en deudas vencidas. La palabra desbarajuste es lo menos que podemos decir de lo que imperaba", añadió la ejecutiva municipal. 


💬Ver 0 comentarios