Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (vertical-x1)

En anticipo al establecimiento de la Junta de Control Fiscal, la Fundación Agenda Ciudadana y el Comité Noviembre unieron voluntades para presentarle al  nuevo ente  las propuestas que los puertorriqueños en la Isla y la diáspora han elaborado para atender problemas específicos en áreas como economía, salud, seguridad, educación y ambiente, entre otras.

El junte, que se dio en el contexto de la visita anual al País del Comité Noviembre, también busca desarrollar estrategias de educación y comunicación sobre la Ley de Supervisión, Administración y Estabilidad Económica de Puerto Rico (PROMESA, en inglés), que creó la Junta de Control Fiscal. Esto, ya que ambas entidades reconocieron que dentro y fuera de la Isla permea el desconocimiento en torno a PROMESA y los poderes de la Junta de Control Fiscal.

En última instancia, la Fundación Agenda Ciudadana y el Comité Noviembre persiguen que PROMESA sea enmendada, a los fines de garantizar que la prestación de servicios básicos no se afectará con las políticas públicas de austeridad que la Junta de Control implantaría. También quieren evitar que a los jóvenes se les pague un salario mínimo de $4.25 por hora y que se vendan terrenos de alto valor ecológico para darle liquidez al Gobierno, siendo estas dos disposiciones de PROMESA.

“El diálogo terminó”

La  presidenta del Comité Noviembre, Teresa Santiago,  contó que cuando inició la discusión pública sobre PROMESA y la Junta de Control Fiscal, la organización fue contactada para participar del proceso.

“Pero en algún momento la información dejó de fluir y el diálogo terminó. Cuando salió la versión final de la ley, vimos que habían incluido cosas que no estaban contempladas en principio y fue ahí cuando se viró la tortilla. Nadie supo lo que verdaderamente estaba pasando y pusieron la Junta (de Control Fiscal) con todo lo demás”, dijo, tras explicar que el Comité Noviembre representa a la diáspora boricua en Estados Unidos.

“No puedo hablar por todos, pero la mayoría de los puertorriqueños en Estados Unidos no estamos de acuerdo (con PROMESA) ni queremos la Junta (de Control Fiscal). Pero ahora que parece  no haber más remedio, queremos ver cómo pararla o trabajar con ella”, agregó Santiago.

A su juicio, los puertorriqueños en Estados Unidos “tenemos el poder del voto” presidencial y congresional, y “lo podemos usar en beneficio” de los boricuas en la Isla. “Ahora es el momento de prestarle más atención al poder que tenemos como votantes en Estados Unidos”, afirmó.

Siguiendo la misma línea, el coordinador del Comité Noviembre, Ángel Santini, expresó que “es necesario” unir las voces de los puertorriqueños aquí y allá por el bien común de todos y para que ejercicios como la unión de estas dos entidades “no se queden en un salón o un papel”.

“Para crear presión, primero hay que educar a los puertorriqueños en Estados Unidos sobre qué es PROMESA y su alcance, porque no entienden la ley ni saben que siete personas no electas por el pueblo (miembros de la Junta de Control Fiscal) serán los que dirigirán el País”, indicó durante un reciente diálogo-charla en las instalaciones de GFR Media.

“Desarrollar puentes”

Por su parte, la directora ejecutiva de la Fundación Agenda Ciudadana, María de Lourdes Lara, destacó la importancia de “desarrollar puentes  con esa patria extendida que llaman diáspora”, para incluir sus propuestas de soluciones a los problemas del País.

Lara le explicó al Comité Noviembre el trabajo de la Fundación Agenda Ciudadana y resaltó algunas de las propuestas surgidas “desde la base” por los pasados 10 años.

“Queremos que ustedes también le digan ‘sí’ a estas propuestas, que atienden problemas específicos que ustedes conocen bien. Queremos adelantarnos (a la Junta de Control Fiscal) y podamos decirle a Puerto Rico y el mundo que hemos ido creando las respuestas y soluciones. Nosotros estamos pidiendo reuniones con congresistas y queremos que ustedes hagan lo mismo”, declaró.

Lara y el presidente de la Junta de Directores de la Fundación Agenda Ciudadana, Luis Alberto Ferré Rangel, coincidieron en que “no hay nada más poderoso” que un pueblo bien educado, que exija soluciones a problemas comunes y rendición de cuentas a sus líderes.

Ferré Rangel, quien también es director general de GFR Media, añadió que “esta es una oportunidad para que nos unamos”, y aprovechar la experiencia de lucha de la diáspora para evitar que “todo lo que tenga que ver con desarrollo humano” –servicios educativos, a la familia, niñez temprana, etc.– se afecte con la Junta de Control Fiscal. “Ninguna de esas áreas debería recibir recortes. Ustedes pueden actuar local ejerciendo presión en las ciudades, counties y congresistas, pero también hay que cabildear desde acá”, manifestó.

A preguntas de Ruth Lugo, una boricua residente en Estados Unidos que cuestionó el rol de la prensa en la difusión de “lo que está pasando en Puerto Rico” con la llegada de la Junta de Control Fiscal, Ferré Rangel mencionó que en El Nuevo Día, por ejemplo, se ha cubierto la crisis desde el punto de vista económico y político, y se ha aumentado la traducción de noticias al inglés.

Agregó que se han tomado las propuestas de la Fundación Agenda Ciudadana y desarrollado coberturas en torno a ellas.


💬Ver 0 comentarios