Presidenta interina de la UPR lamenta multas impuestas a la institución (semisquare-x3)
Nivia Fernández, presidenta interina de la Universidad de Puerto Rico, le pidió a la Junta de Supervisión Fiscal que reconsidere las propuestas de recortes. (Archivo / GFR Media)

La presidenta interina de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Nivia Fernández, hizo un llamado hoy tanto a los estudiantes que se mantienen en huelga como al Ejecutivo y la Junta de Supervisión Fiscal a reconsiderar las posturas que han asumido en los últimos meses y que trabajen para hechar hacia adelante al sistema universitario.

En un comunicado de prensa emitido esta tarde, Fernández lamentó la determinación emitida por una jueza del Tribunal de San Juan, quien determinó que la administración universitaria incumplió con una sentencia del Tribunal de Apelaciones que ordenaba que se abrieran los portones del recinto de Río Piedras -a más tardar el jueves pasado- y que se reestablecieran las labores educativas, entre otros puntos. Ante esto, la jueza Lauracelis Roques impuso una multa de $5,000 que la UPR tendrá que pagar en 24 horas, así como una sanción de $1,000 diarios hasta que se cumpla con la orden judicial.

“Una vez más, hacemos un llamado a la sensatez a todos los sectores universitarios para hallar una solución pronta a este conflicto huelgario.  No se trata solo de abrir los portones, sino de lograr un clima universitario en que podamos reanudar las labores en todos los recintos y se garantice el futuro de la institución”, expresó Fernández.

La orden del Tribunal de Apelaciones fue emitida a raíz de una demanda presentada por estudiantes del recinto de Río Piedras, quienes argumentan que la administración del recinto de Río Piedras debe garantizarles el acceso al recinto y la continuidad de sus clases en momentos en que se realiza una huelga estudiantil en el campus. Los portones del recinto de Río Piedras han estado cerrados desde el 28 de marzo.

La huelga sistémica, que llegó a incluir nueve de los 11 recintos de la UPR, surgió como un mecanismo lucha estudiantil en rechazo a los millonarios recortes presupuestarios que se avecinan para la institución a raíz de la directrices de la JSF.

Ante esto, Fernández solicitó al organismo federal que controla las finanzas del País y al gobernador Ricardo Rosselló que reconsideren las propuestas de recortes que se han planteado para la UPR. De acuerdo a la última versión del plan fiscal para la UPR que trabajó la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (AAFAF), la UPR enfrentaría recortes de hasta $512 millones en diez años.

“Estamos convencidos que su impacto no tendrá otro efecto que reducir las posibilidades de progreso de miles de jóvenes talentosos y esperanzados en un mejor porvenir.  Hemos trabajado con mucho empeño y responsabilidad en buscar nuevos ingresos para la Universidad. Aún así, un recorte de $512 millones como el propuesto, dejaría a la Universidad de Puerto Rico con enormes limitaciones al compararla con la que tenemos hoy”, señaló la funcionaria.

Mientras, Fernández reiteró que mantener los recintos cerrados podría ser una amenaza a las acreditaciones del sistema universitario, así como a las certificaciones para recibir ayudas económicas.

“Les rogamos a todos los sectores de la comunidad universitaria a que pongamos a la Universidad primero y la salvemos. No descansaremos en nuestras acciones hasta lograr una UPR abierta”, argumentó la presidenta interina.


💬Ver 0 comentarios