(horizontal-x3)
Ayer en la mañana, un grupo de profesores se vistió de blanco y exigió la apertura de los portones del recinto. (Alex Figueroa Cancel)

Tres organismos que agrupan a profesores de la Universidad de Puerto Rico (UPR) hicieron esta tarde un reclamo dirigido a la Rama Judicial para que le dé espacio a la comunidad universitaria en su intento por resolver mediante el diálogo el conflicto huelgario.

El paro en el campus de Río Piedras comenzó el pasado 28 de marzo, seguido por una huelga indefinida que comenzó el 6 de abril, a la que se unieron la mayoría de los recintos.

En conferencia de prensa frente al Tribunal de San Juan esta tarde, representantes de PARES (Profesores Autoconvocados en Resistencia Solidaria), DeMoS (Colectivo de Docentes en Movimiento Solidario) y la APPU (Asociación Puertorriqueña de Profesores Universitarios) recordaron que la Comisión de Diálogo Estudiantil se ha reunido en varias ocasiones en la última semana y según dijeron “ha comenzado”.

Sobre los esfuerzos encaminados al diálogo, la UPR también ha circulado varias cartas a la comunidad universitaria informando sobre reuniones  con distintos sectores para la reapertura de los portones y el restablecimiento de las operaciones administrativas y académicas.

“Hay que dar espacio a que este diálogo madure”, reza una declaración entregada a la prensa. “Hay una solución para abrir esos portones: ‘hay que sentarse a dialogar y encontrar soluciones’”, dijo José Raúl Rivera Caballero, presidente de la APPU.

“Lo otro es lo que otros presumen que es entrar a macanazos y eso sería algo que complicaría el conflicto”, sentenció.

Cuestionados sobre cómo el alegado avance en el diálogo estudiantil supera el escollo de los $450 millones que enfrenta la UPR por disposición de la Junta de Supervisión Fiscal, el grupo de portavoces insistió en que ese número tiene que ser enfrentado.

“¿Cómo se llegó a esos recortes? ¿Con quién se negoció ese número? ¿Qué idea de universidad tienen para el país?”, cuestiono Melanie Pérez, representante de PARES.

“Han tomado una decisión económica para hacer un recorte monumental”, insistió.

Según indicaron los profesores, la UPR goza de “salud fiscal” y es el gobierno el que le debe alrededor de $1,600 millones en deudas no cobradas entre los años 2014 y 2015. Estas cifras se le atribuyen a un estudio realizado por el economista Argeo Quiñones.

Una cosa es la reforma de gobernanza en la UPR y lo otro es la lucha contra el estado. El problema es que existe la premisa de que los ciudadanos no pueden organizarse para hacerle frente a la Junta de Control Fiscal”, sentenció el profesor de filosofía, Bernat Tort.

Ayer en la mañana, un grupo de profesores se vistió de blanco y exigió la apertura de los portones del recinto. Por un lado, Rivera Caballero reconoció que actos como este significan que “nostiene peleando entre nosotros”, dijo en alusión a la división entre profesores universitarios.

James Seale de la APPU indicó que entre sus colegas profesores existe consenso sobre varios asuntos como el rechazo a reformas legislativas que trastoquen la operación de la UPR y el deseo casi universal de que se audite la deuda pública.

“En cuanto a los medios es que diferimos”, dijo.


💬Ver 0 comentarios