Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La más reciente controversia sobre el propuesto gasoducto ha enfrascado a dos agencias federales en una lucha cuerpo a cuerpo.

El Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre (USFWS) rebatió enérgicamente la determinación del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos (USACE), que había encontrado que el gasoducto no supone impactos significativos a la salud humana y al ambiente.

El pasado lunes, 30 de enero, el director del USFWS en el Caribe, Edwin Muñiz, le envió una carta con ese planteamiento al coronel Alfred Pantano, director del distrito de Jacksonville del Cuerpo de Ingenieros.

Muñiz fue jefe de la Oficina de Permisos del USACE en la Isla a finales de la década de 1990.

Hace tres días, acabó el período de comentarios del borrador de la Evaluación Ambiental (EA) del gasoducto que preparó el USACE. En ese documento, esa agencia concluyó -preliminarmente- que la obra, además de no suponer impactos, era la mejor opción para suplirle gas natural a las centrales del norte de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE).

Muñiz desaprobó ambas conclusiones y le recomendó dos cosas al USACE: incluir en la Evaluación Ambiental “las preocupaciones” de Pesca y Vida Silvestre o requerirle a la AEE una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) bajo la Ley Nacional de Política Pública Ambiental (NEPA). Este documento ampliaría los efectos adversos de la tubería de 92 millas.

Nancy Sticht, portavoz del USACE, indicó que ya están “repasado e incorporando” los comentarios recibidos. Entre esos están los de Pesca y Vida Silvestre. En cualquier momento, el Cuerpo de Ingenieros concluirá si aprueba la solicitud de permiso del gasoducto, la deniega o le pide a la AEE una DIA federal. Si la aprueba, la construcción obtendría el visto bueno.

En riesgo la cotorra

En su misiva de 13 páginas, de la que El Nuevo Día obtuvo copia, Muñiz indicó que la cotorra puertorriqueña, especie en peligro de extinción, ahora está en la ruta del gasoducto, específicamente al este del Bosque del Río Abajo, en Adjuntas. Esto se basa en nueva información que proveyó el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales en diciembre pasado.

Muñiz advirtió que Pesca y Vida Silvestre “reiniciaría la consulta” sobre cómo el gasoducto afectaría a la cotorra. La Opinión Biológica que esa agencia sometió en agosto pasado concluyó que las únicas tres especies que se afectarían con el proyecto serían la boa puertorriqueña, el falcón de sierra y el guaraguao de bosque.

Muñiz alertó que los cambios que ha sufrido la ruta, particularmente en Peñuelas, suponen nuevos impactos ambientales. A modo de ejemplo, mencionó al guabairo, un ave en peligro de extinción que el USFWS había dicho no se afectaría con el tubo.

A tales efectos, el funcionario indicó que hasta tanto la AEE y el Cuerpo de Ingenieros les hagan llegar la ruta oficial del gasoducto, las conclusiones de la Opinión Biológica no podrán considerarse como finales.

El USFWS halló que el Cuerpo de Ingenieros erró al descartar las opciones al gasoducto en el borrador de la Evaluación Ambiental. Muñiz, incluso, hizo referencia a que el nuevo presidente de la Junta de Gobierno de la AEE, José Ortiz, confirmó que están considerando alternativas “más rápidas y económicas”. Sugirió que el USACE estaría en violación de la ley NEPA, que obliga a examinar todas las alternativas.

Solo Costa Sur

Muñiz dijo que la conversión a gas natural solo de la central Costa Sur, la más grande de la AEE, cumpliría con el objetivo del gasoducto: reducir la dependencia del petróleo y los costos energéticos. Esto implica que no habría que erigir el gasoducto. Agregó que el USACE descartó la opción de las barcazas de gas natural sin haber “analizado en detalle” su impacto.

Sobre las tres válvulas de interconexión que tendría el gasoducto -y que darían paso a nuevas tuberías-, pidió eliminarlas de la obra.

La carta también da cuenta del impacto del gasoducto a los humedales. “No estamos de acuerdo con lo dicho por la AEE, de que el impacto a los humedales será temporero”, esbozó Muñiz. La AEE insiste en que solo 1.68 acres de humedales se impactarán de forma permanente y 367.32 acres de forma temporera.

Pesca y Vida Silvestre insistió en que la AEE no ha provisto “controles efectivos” de erosión y turbidez, y que subestimó el impacto a los cuerpos de agua, las montañas y el karso. Por eso, reafirmó su postura de imponerle fianzas o garantías financieras para que cumplan con la mitigación.

Algunas preocupaciones

1. La cotorra puertorriqueña está ahora en la ruta del gasoducto, al este del Bosque del Río Abajo, en Adjuntas. Los cambios constantes que ha sufrido la ruta de 92 millas, sobre todo en Peñuelas, podrían afectar al guabairo, que, al igual que la cotorra, está en peligro de extinción.

2. Los cambios propuestos en la ruta sugieren que se realizará barrenado horizontal (HDD) en la zona kársica para pasar la tubería por los ríos. Esto tendría un impacto negativo en la calidad del agua, así como en especies nativas de flora y fauna.

3. El Cuerpo de Ingenieros concluyó que las barcazas que llevan gas natural tendrían un impacto significativo en los arrecifes de coral y el ecosistema marino. Pesca y Vida Silvestre sostiene que se llegó a esta conclusión sin realizar un análisis detallado del impacto de las barcazas.

4. El Cuerpo de Ingenieros no consideró el impacto futuro de las tres válvulas de interconexión que tendría el gasoducto, pese a que la AEE ha dicho que las usaría para llevarle gas natural a otras industrias. Pesca y Vida Silvestre recomienda que se eliminen del proyecto.

5. El Plan de Mitigación de Humedales que la Autoridad de Energía Eléctrica sometió el pasado 25 de enero no incluye controles eficientes de erosión ni turbidez. Pesca y Vida Silvestre sostiene que el impacto a los humedales será permanente.

6. La Autoridad de Energía Eléctrica no consideró el impacto del gasoducto a las aves migratorias, pese a que están protegidas por leyes federales. La corporación pública subestimó la cantidad de ríos y quebradas que se afectarán con la obra.

7. Pesca y Vida Silvestre cuestionó por qué la Autoridad de Energía Eléctrica y el Cuerpo de Ingenieros insisten en darle paso al gasoducto si ambos han reconocido que no hay gas natural suficiente para que las centrales que estarían conectadas operen simultáneamente.


💬Ver 0 comentarios