La salud del cardenal  Luis Aponte Martínez volvió a decaer anoche, informó su médico de cabecera, Ricardo Martínez Durán.

"Anoche volvió a decaer un poco más. Tuvo otra recaída. Ya no está tan alerta. No está respondiendo mucho a los que están con él. Pero él ha estado en estas alta y bajas anteriormente. Hay que ver", dijo Martínez Durán.

A su lado se mantiene su asistente y secretaria, Miriam Ramos y una de sus hermanas, señaló el galeno.  

Aponte Martínez se mantiene recluido en el Hospital Auxilio Mutuo, originalmente, por una taquicardia supraventricular. El prelado cumplirá en agosto 90 años.