Alrededor de 600 colonias de corales que fueron removidas de la zona donde encalló el carguero Jireh en la Isla de Mona serán replantados en el área luego que la remoción de la embarcación culminara hace el 6 de octubre.

El secretario del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), Daniel Galán Kercadó, explicó que la reubicación de los corales se realizará durante los próximos meses, aunque el proceso completo tomará más de un año ya que incluye fases de supervisión y monitoreo de los corales para asegurar que sobrevivan.

“Esto es algo que se ha realizado muchas veces, no estamos inventando algo nuevo, esto se ha hecho en un sinnúmero de ocasiones en la Isla y es algo probado que sabemos que la (tasa de) sobreviviencia es alta si lo comparamos con el haberlos dejado en el lugar con la embarcación”, indicó el secretario.

Galán Kercadó señaló que entre las colonias retiradas de la zona del accidente y movidas a otra área dentro de la reserva, solo seis eran de especies en peligro de extinción.

Precisamente fue la seguridad de las especies marinas y terrestres lo que movilizó a 962 personas a firmar una petición en la página cibernética Change.org para exigir que el carguero, de bandera hondureña, se removiera con rapidez de las aguas que rodean la Isla de Mona.

El titular del DRNA explicó que la remoción tardó casi tres meses debido al precario estado estructural del navío, que tuvo que ser desmantelado, y las condiciones del mar.

Asimismo, Galán Kercadó indicó que la Guardia Costenera aún busca al dueño de la embarcación para determinar si deberá reembolsar parte de los costos de la remoción.