Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Fue un diálogo franco, pero en el que no hubo ninguna expresión oficial que anulara el controversial proyecto del gasoducto.

El presidente de la Junta de Gobierno de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), José Ortiz, se reunió ayer con Alexis Massol González y Arturo Massol Deyá, ambos de Casa Pueblo, la organización comunitaria que mayor presión ha hecho en contra del gasoducto.

La invitación al cónclave provino de Ortiz, un acto que no hizo la pasada presidenta de la Junta de Gobierno de la AEE, Marimar Pérez-Riera, a pesar de los acercamientos de los Massol.

Ortiz confirmó el encuentro por mensaje de texto, pero no dio más detalles. La llegada de Ortiz a la Junta de Gobierno de la AEE se ha caracterizado por el flujo de información sobre la corporación pública.

Arturo Massol Deyá, quien es miembro de la Comisión Técnica y Científica de Casa Pueblo, dijo que tras hablar con Ortiz pudo concluir que el obstáculo para dar por muerto el gasoducto está en La Fortaleza.

“Aquí hay una sospecha de que la tranquilla está en La Fortaleza y no en la AEE, que es el gobernador (Luis Fortuño) quien tiene la facultad de cancelar este proyecto”, dijo Massol Deyá.

Agregó que en la reunión tuvieron la oportunidad de hablar sobre las opciones que existen y que podrían dejar a un lado el gasoducto.

“Se han identificado alternativas como las barcazas y que le faltan detalles de esa opción, pero son en realidad detalles secundarios. Lo que no pudo explicar José Ortiz es por qué el gobernador no cancela y retira el gasoducto”, sostuvo Massol Deyá.

“Ortiz, como ha dicho públicamente, se compromete a continuar documentando la alternativa de las barcazas. Lo que nos parece inaceptable es que deban esperar a marzo sin detener el proceso de permiso (para el gasoducto ante el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos)”,. sostuvo Massol Deyá.

Lo que aparenta aquí es que desde La Fortaleza hay una intención de adormecer al pueblo con las intenciones, mientras que por lo bajo tratan de lograr un permiso para Vía Verde. Esa deshonestidad intelectual incapacita a Luis Fortuño para dirigir el País o hablar claro y armonizar su palabra con la acción, o no debe estar gobernando a este país”, dijo Massol Deyá.

Llamado a tomar acción

Por su parte, Massol padre exhortó al pueblo a mantenerse combatiente contra el proyecto que traería gas desde el área sur hasta el área norte con un tubo de 92 millas.

“El pueblo y las comunidades tienen que activarse. No podemos confiar en el Gobierno. Todavía Fortuño insiste en que le den el permiso de construcción, lo que significa que quiere un cheque en blanco de $800 millones que podría desembolsar previo a una posible salida de La Fortaleza tras las elecciones de noviembre”, expresó Massol González.

“Esto no lo podemos permitir. Tomaremos acción pronto y, eso sí, que sepa que si no retira la solicitud de permiso, eso lo inhabilita para gobernar el País y que sentirá el golpe en donde más le duele, en la inmensa pérdida de votos por sangrar las arcas de nuestro País e intentar engañar al pueblo”, agregó.


💬Ver 0 comentarios