Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (semisquare-x3)
Familiares y vecinos compartieron la emoción de la noticia. (Suministrada/Abby Lamboy)

Con una sonrisa que no se borra de su rostro, la sobrina mayor de Oscar López Rivera, Aracelis Lugo López, compartió su alegría tras enterarse que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, conmutó la sentencia del preso político.

“¡Por fin, por fin lo tengo en casa! Para mí es una inmensa alegría”, expresó Lugo López desde su residencia en el barrio Aibonito Guerrero de San Sebastián, al tiempo que agradeció a todas las personas que siempre apoyaron la lucha por la liberación de Oscar López.

Cuenta Lugo López que se enteró de la noticia a eso de las 5:05 p.m. y enseguida recordó el rostro de su madre, quien ya falleció. Al principio no supo cómo reaccionar hasta que vio el rostro de su tío en la televisión mientras los medios anunciaban la decisión de Obama.

“Es tan emocionante para mí porque el trabajo se hizo. Fueron 35 años pero por fin… Siempre estuvimos a la espera, nunca perdimos las esperanzas”, sostuvo.

Lugo López añadió que “ahora es cuestión de celebrar con él” y demostrarle a Puerto Rico que López Rivera “no es el asesino que tanto han dicho. Es un hombre de bien, un hombre de palabra, un hombre comprometido”.

La conmutación de la sentencia será efectiva el 17 de mayo de 2017. El prisionero independentista pasó 35 años en prisión. Fue condenado en 1981 a 55 años de cárcel por conspiración sediciosa contra el gobierno estadounidense y sentenciado a otros 15 años en el 1988 por un intento de fuga.


💬Ver 0 comentarios