Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Juan Castañer (vertical-x1)
Juan Castañer Martínez, coordinador de la División de Análisis y Política Económica de Estudios Técnicos. (Archivo/GFR)

WASHINGTON - A pesar de que las transferencias federales que se envían a Puerto Rico superan los $20,000 millones, dos tercios de ese dinero siguen siendo  “derechos adquiridos” por residentes de la Isla.

Un análisis del economista Juan Castañer Martínez, coordinador de la División de Análisis y Política Económica de Estudios Técnicos, indica que el 67% de las transferencias federales del año fiscal 2014 a 2015 –las cuales calcula en $20,255 millones– fueron pagos de Seguro Social, Medicare y beneficios de veteranos de las Fuerzas Armadas de EE.UU.

En ese  mismo período, la salida neta de ganancias hacia Estados Unidos ascendió a $35,643 millones.

En el caso de los llamados derechos adquiridos, los pagos de Seguro Social, basados en las aportaciones de los trabajadores de la Isla, sumaron ese año $7,718 millones. Mientras,  los reembolsos de Medicare ascendieron a $4,373 millones y los pagos a exmiembros de las Fuerzas Armadas alcanzaron $1,416 millones.

Al sumarse los pagos del Seguro Social, a veteranos y los reembolsos de Medicare –el programa federal para personas de la tercera edad y discapacitados–, el total de transferencias que son  “derechos adquiridos” alcanzó los $13,508 millones anuales.

Datos de la Junta  

El análisis se basa en los datos provistos por la Junta de Planificación de Puerto Rico.

“Sube el total de transferencias federales, pero la proporción de lo que son derechos adquiridos –porque la persona ha pagado por ello– se mantiene en esencia más o menos igual”, indicó Castañer Martínez, en una entrevista.

El hecho de que los ciudadanos de Puerto Rico tienen titularidad sobre los beneficios de Seguro Social, Medicare y veteranos, ayuda a romper el mito de que la mayor parte de las transferencias federales son dádivas.

“Son derechos propietarios. No es nada regalado”, dijo, por su parte, el profesor de Economía José Alameda, del Recinto Universitario de Mayaguez (RUM).

El Seguro Social 

A las personas les pueden aumentar la edad de retiro o la aportación que se hace, pero no les pueden quitar el derecho a ser compensadas por lo que han pagado, agregó Alameda, al recordar el caso de un colega profesor que no es ciudadano estadounidense, regresó a su país, se jubiló y cobra el cheque del Seguro Social.

“En el caso del Seguro Social no es cuestión de ciudadanía, sino quien aporta a ese programa”, señaló Alameda.

PNB 

Para el año fiscal 2015, las “transferencias unilaterales federales (recibidas)” para personas, gobierno e institución, representaron el 29% del Producto Nacional Bruto (PNP), indicó Castañer Martínez.

En el caso de las personas, el economista Castañer Martínez indicó que los pagos de transferencias federales representaron “el 27.3% del ingreso personal disponible”.

UN 18% 

Los fondos federales que recibió directamente el gobierno de Puerto Rico durante el año fiscal puertorriqueño 2014-2015 fueron $3,624 millones, lo que constituye solo el 18% de las transferencias.



Otros renglones importantes de las transferencias federales son los fondos del Programa de Asistencia Nutricional (PAN) y las becas a estudiantes universitarios, que en el año fiscal 2014-2015 sumaron $1,846 millones y $789 millones, respectivamente.

Un análisis hecho en 2010 por El Nuevo Día reflejó una proporción similar a la actual entre el total de transferencias federales y los beneficios que responden a pagos hechos por los residentes de la Isla.

En 2009, el total de transferencias federales rondaba los $15,000 millones. Los desembolsos del Seguro Social alcanzaban entonces los $6,300 millones y los de Medicare sumaban $2,641 millones. En general, los llamados derechos adquiridos eran también alrededor de dos tercios de las transferencias federales.

Poca variación 

Para Alameda, esa realidad es un reflejo de que “la relación entre Puerto Rico y EE.UU.” –en términos de asignaciones federales– ha variado poco en los últimos años.

El mayor cambio en las asignaciones se registró a partir de 2010 en Medicaid, tras aprobarse un incremento en los fondos por medio de la ley de reforma federal de salud (Obamacare), que ahora otorga sobre $1,000 millones adicionales.

Pero, esa asignación está agotándose y amenaza con causar una crisis de grandes proporciones en el sistema de salud, si los fondos por lo menos no se renuevan de cara al año fiscal federal 2018, que comienza en octubre de 2017.


💬Ver 0 comentarios