Cada vez hay menos jóvenes eligiendo la medicina como una rama de estudios. Datos de la Asociación Americana de Colegios de Medicina reflejan que esta baja comenzó a reflejarse desde 1980.

Una creciente población de edad avanzada en necesidad de servicios médicos, junto a médicos que han restringido sus prácticas al dejar de hacer procedimientos de alto riesgo, apunta a una crisis en los servicios médicos para el 2020.

Al menos así lo auguró la doctora Norma Cruz Mendieta, directora asociada del Departamento de Cirugía de la Escuela de Medicina del Recinto de Ciencias Médicas, Universidad de Puerto Rico.

Según dijo, un estudio realizado en el 2008 entre 951 médicos del distrito de San Juan encontró que el 70 por ciento había alterado su práctica para protegerse de incurrir en un caso de impericia médica.

El 50 por ciento admitió que, por la misma razón, no aceptan pacientes de alto riesgo ni aquellos que les llegan después de acudir a una sala de emergencia por alguna complicación.

Una encuesta de opinión pública realizada por la compañía Gaither International (2009) encontró que, entre 500 entrevistados en una muestra representativa en toda la Isla, una tercera parte se quejó de no haber encontrado el especialista médico que necesitaba, especialmente ortopedas.

Asimismo, un 16 por ciento sostuvo que, tras intentar acceder a servicios en una institución médica aledaña a sus comunidades, terminaron siendo referidos al Centro Médico, en Río Piedras. Esto significa uno de cada seis de los entrevistados o unas 640,000 personas si se extrapolan estos datos a toda la población del País.