Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Sin ambages, el presidente de la Universidad de Puerto Rico (UPR), José Ramón de la Torre, admite que el trabajo de regentar los destinos del primer centro docente del País resultó más difícil de lo esperado. Que el agite diario y las presiones llevaron a su esposa a pedirle que dimitiera al puesto, a sólo meses de llegar al cargo.

“Sabía que iba a ser difícil, pero no tanto. Si hubiera sabido que iba a ser así probablemente no estaría aquí”, comentó entre risas.

“A veces yo soy un niño malcriado y no hago caso”, agregó sobre su decisión de mantenerse en la silla presidencial.

Luego en tono serio, señaló que la experiencia que ganó en sus años como profesor y decano del Recinto de Río Piedras le ayudarán a enfrentar los retos del primer centro docente del País.

“Esta experiencia me sirve porque yo sé cómo funcionan las uniones. Ahora en relación a los estudiantes, percibo un cambio”, afirmó.

Explicó que “elementos externos” a la UPR intervienen con el estudiantado, algo que no ocurrió en conflictos previos.

Aunque reconoce el derecho de los estudiantes a protestar, insistió en que no existen razones para un paro de 48 horas decretado por los estudiantes del Recinto de Río Piedras. Los estudiantes tratan de detener una propuesta para cambiar la política de exenciones de matrícula, entre otros asuntos.

“Creo que se ha formado un lío muy grande con una cosa muy pequeña”, sostuvo. Además, reiteró que la propuesta sobre exenciones busca uniformar los criterios para otorgar estas dispensas.

Sin embargo, esta propuesta, que recibió el rechazo de la Junta Universitaria y que esta semana será analizada por un comité de la Junta de Síndicos, propone un alza en los índices de elegibilidad de los estudiantes de honor de 3.50 a 3.75. También sugiere que la dispensa que se otorga a los atletas inicie en el segundo año. Actualmente se concede desde el primer año.

De la Torre rechazó el cambio en las exenciones a los atletas y, en conversaciones privadas, ha dicho que no favorece el otro cambio.

También se mostró dispuesto al diálogo y a la negociación. “Mi mano está abierta. Eso significa amistad. Eso significa que se pueden llegar a acuerdos”, concluyó.


💬Ver 0 comentarios