Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

UN ENCUENTRO en plena noche con un lagarto de 10 pies de largo despertó sospechas en el personal del Programa del Estuario de la Bahía de San Juan de que en los cuerpos de agua que integran ese sistema no solamente los caimanes están bien establecidos.

Jorge Bauzá, asesor científico del Programa, relató ayer que el encuentro con lo que pudo ser un cocodrilo americano o un cocodrilo del Nilo -ambas especies muy agresivas- ocurrió durante un censo que se realizó en canoa en el estuario para confirmar la presencia de caimanes, que miden entre dos y tres pies.

“Pero este lagarto actuó de forma diferente a los caimanes. En lugar de alejarse ante la presencia de humanos, se acercó a la canoa”, dijo Bauzá.

Durante el censo, que se hizo durante nueve noches, hubo 36 avistamientos de caimanes. En una sola noche se llegó a contar 14 individuos: 12 en la quebrada Juan Méndez y dos en los humedales de la laguna San José. El estudio también se realizó en la laguna Los Corozos, la quebrada San Antón, el canal Suárez, la laguna Torrecilla, la laguna Piñones y el canal Blasina.

“Avistamos 36 individuos, pero pueden ser muchos más”, advirtió.

Además del censo, el Programa entrevistó a residentes, biólogos, personal del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) y pescadores que tuvieron encuentros con caimanes. Fueron 25 entrevistas.

Como producto de las entrevistas, se documentaron 965 avistamientos de caimanes en todo el País durante los pasados 10 años. De esos, 118 fueron en los cuerpos de agua del estuario.

Bauzá indicó que el estudio (censo y entrevistas) tuvo también el propósito de lograr que se asignen fondos para desarrollar un plan de erradicación de la especie, dada la amenaza al ecosistema y a la seguridad que representa.

El caimán es depredador de peces, crustáceos y otros organismos presentes en el estuario. Además, aunque no es agresivo por naturaleza, puede atacar a los humanos si se siente acechado, y es vector de enfermedades y patógenos.

El plan de erradicación, a desarrollarse en coordinación con el DRNA, contempla varias opciones, como la caza con tramas y redes. Bauzá no recomendó el uso de armas de fuego, ya que la especie se encuentra en cuerpos de agua urbanos o cerca de residencias.

“También podríamos identificar las áreas de anidaje y atacar los nidos”, dijo el experto, quien se mostró escéptico ante la idea de que los caimanes formen parte de la cocina puertorriqueña.

“Sabemos que hay gente que se los está comiendo y hasta hacen pinchos con ellos, pero para presentar esa opción dentro del plan de erradicación habría que tocar base con el Departamento de Salud y otras agencias. Es una especie que puede bioacumular metales en sus tejidos”, subrayó.Conozca más del caimánNombre científico:Caiman crocodilusEl macho mide hasta tres pies y la hembra dos piesEntran a su edad reproductiva al año y medio de nacidosLa hembra deposita de 30 a 40 huevos en áreas arenosasLas crías salen en apenas 90 díasNo son agresivos por naturalezaSe hallan en cuerpos de agua tranquilos dulces o salobres y que tengan mucha vegetaciónNo hay reportes de incidentes con humanos en la IslaFuente: Jorge Bauzá


💬Ver 0 comentarios