(En la foto, comparamos el presunto tiburón con un sábalo)