Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

RÍO GRANDE - En lo que lució como un cambio de 180 grados en su postura, el gobernador Luis Fortuño reconoció ayer -por primera vez desde que se anunció el proyecto hace año y medio- que tiene dudas sobre la efectividad del propuesto gasoducto.

Específicamente, Fortuño puso en entredicho que la tubería de 92 millas sea la opción más rápida y barata para reducir la dependencia energética al petróleo y bajar el costo de la luz.

“Le solicité a la nueva Junta de Directores de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) que mirasen otras maneras costoefectivas y seguras (para traer gas natural)”, dijo Fortuño.

¿Y esto es indicativo de que el gasoducto no es la mejor opción y está cancelado?, preguntó El Nuevo Día.

“Estoy dudando de que sea la mejor (opción)”, respondió.

Estas declaraciones contrastan grandemente con las dadas por Fortuño en agosto de 2010, cuando anunció el proyecto e indicó que estaría en operaciones el mes pasado.

“Vía Verde es la alternativa que representa mayores economías para los abonados, la más costoeficiente, la que mejor protege nuestra salud, la de menor impacto ambiental y la que requiere menos tiempo de implementación’’, esbozó hace año y medio.

Las palabras se asemejan, sin embargo, a las que ofreció en septiembre de 2008, cuando era candidato a la gobernación. “Yo lo siento mucho, pero estar hablando de gasoductos es (hablar) de combustible fósil, que depende del precio del petróleo’’, dijo en un debate televisado.

Responsabiliza a otros

Cuestionado sobre su cambio de parecer, Fortuño argumentó que el gasoducto fue “la mejor alternativa” que los directivos de la AEE le presentaron -tras su llegada a La Fortaleza- para reducir la dependencia al crudo y bajar el costo energético.

Aunque no dio nombres, quien dirigía la AEE en ese entonces era Miguel Cordero, quien salió de la corporación pública en septiembre de 2011. Otra férrea defensora del gasoducto fue la exdirectora de la Junta de Gobierno de la AEE, Marimar Pérez-Rierra, quien dejó ese puesto dos meses después.

Ayer, Fortuño reiteró que en o antes de marzo espera recibir el informe de la Junta de Directores de la AEE con las alternativas al gasoducto. José Ortiz, presidente ejecutivo de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados y presidente de la Junta de Directores de la AEE, lidera el proceso y confirmó el pasado viernes que este ya está listo.

Aunque los detalles específicos del documento se desconocen, Fortuño dejó entrever que el uso de barcazas para suplirle gas natural a las termoeléctricas es la opción favorecida.

Dijo, por ejemplo, que la central Costa Sur comenzará a producir energía con gas natural en abril de este año. El combustible llegaría hasta la central a través de un gasoducto que ya discurre entre esta y la cogeneratriz EcoEléctrica. Hasta ahora, EcoEléctrica es el único punto de entrada de gas natural en Puerto Rico, es decir, donde único atracanlas barcazas.

Fortuño agregó que la central Aguirre operaría con gas natural en dos años. En diciembre pasado trascendió que la AEE y Excelerate Energy, con sede en Texas, llegaron a un acuerdo para desarrollar y establecer un terminal flotante en la costa sur que suplirá gas natural a Aguirre.

Ortiz, quien no reaccionó ayer porque estuvo reunido con Fortuño hasta la noche, también ha dicho que la central Palo Seco se alimentaría de gas natural con barcazas. Palo Seco, a su vez, estaría conectada a la central San Juan a través de un “pequeño gasoducto”.

A la expectativa

Las expresiones de Fortuño se dieron en momentos en que se espera que el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos tome una decisión sobre el permiso del gasoducto.

Surgieron también luego de que dos agencias federales ambientales advirtieran que el proyecto sí supone impactos significativos para el ambiente y la salud humana. A juicio de las comunidades opuestas al gasoducto, estos planteamientos reafirmaron su postura asumida hace año y medio.

En ese tiempo, las comunidades han cuestionado la validez de la emergencia energética que declaró Fortuño para impulsar el gasoducto y el costo de la obra, estimado en $800 millones. De esos, ya se han desembolsado más de $30 millones a cabilderos y contratistas.

Puntos que forzaron el virazón

Fortuño declara una emergencia energética, pese a que ni la infraestructura ni la reserva de megavatios de la AEE estaban en precario.

La AEE otorga millonarios contratos previo a anunciarse el gasoducto. Amigos de Fortuño y figuras asociadas al Partido Nuevo Progresista estuvieron entre los favorecidos.

Sin que el gasoducto contara con todos sus permisos, iniciaron las expropiaciones de familias en los 13 pueblos que integran la ruta.

Las comunidades advierten sobre el impacto del gasoducto a la salud y a los bosques, ríos, humedales y especies de flora y fauna. Agencias federales ambientales lo reafirman.

No hay suficiente gas ni capacidad de almacenaje para que las centrales que estarían conectadas al gasoducto operen simultáneamente.

La llegada de José Ortiz a la Junta de Gobierno de la AEE dio paso a que se consideraran alternativas más rápidas y baratas para traer gas natural a la Isla, como las barcazas.

Cambio de postura del gobernador

Septiembre 2008

”Es un gran error pensar que podemos seguir dependiendo de combustibles fósiles. Combustible fósil es petróleo, gas natural y carbón. Yo lo siento mucho, pero estar hablando de gasoductos es (hablar) de combustible fósil, que depende del precio del petróleo’’

Agosto 2010

Vía Verde es la alternativa que representa mayores economías para los abonados, la más costoeficiente, la que mejor protege nuestra salud, la de menor impacto ambiental y la que requiere menos tiempo de implementación”

Febrero 2012

‘‘Le solicité a la nueva Junta de Directores de la Autoridad de Energía Eléctrica que mirasen otras maneras costoefectivas y seguras (para traer gas natural)... Estoy dudando que (el gasoducto o Vía Verde) sea la mejor (alternativa)’’


💬Ver 0 comentarios