Voto de huelga en la UPR crea incertidumbre ante decisión del Apelativo (horizontal-x3)
La asamblea de estudiantes de Río Piedras se extendió por unas siete horas, periodo en el que reinó la creatividad en letreros y estribillos. (Teresa Canino)

La lucha por el control de los portones del recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (UPR) enfrentará hoy un momento de incertidumbre cuando se cumpla el plazo dado por el Tribunal de Apelaciones para que la administración universitaria tome medidas para garantizar el acceso y que se retomen las labores académicas.

Esto luego que ayer los estudiantes reunidos en asamblea ratificaron la huelga indefinida en el centro universitario.

Ni la administración del recinto de Río Piedras ni la Administración Central del sistema universitario han explicado cómo cumplirán con la orden judicial, dado que los portones están bajo el control de estudiantes. 

La rectora interina del campus riopedrense, Carmen H. Rivera Vega, se limitó a decir que los empleados llegarán hoy a las entradas del recinto.

“Enfatizamos que la seguridad de la comunidad universitaria es la más alta prioridad, por lo que estamos tomando todas las medidas a nuestro alcance para garantizar la misma¨, sostuvo Rivera Vega en declaraciones escritas.

A inicios de la semana, la presidenta interina de la UPR, Nivia Fernández, señaló que dejaría en manos de la rectora interina el proceso para que se garantice que las labores administrativas y académicas comiencen nuevamente. 

El portavoz de la funcionaria, Joseph Martínez, informó ayer que no harían expresiones al respecto.

Por su parte, la presidenta del Consejo General de Estudiantes de Río Piedras, Wilmarí de Jesús, sostuvo que la administración universitaria es quien tienen en sus manos decidir cómo transcurrirá el día de hoy.

“Es bien importante recalcar que nosotros nos mantenemos en nuestra posición de respetar la no confrontación y la no violencia y esperamos que de parte de la administración se respete igual ya que ellos han hecho señalamientos al respecto”, expresó De Jesús.

Ayer, con 1,993 votos a favor y 533 votos en contra, los estudiantes del recinto riopedrense aprobaron una moción para ratificar la huelga como mecanismo de lucha en contra de la implementación de recortes presupuestarios al sistema universitario, así como para exigir una reforma universitaria y una auditoría de la deuda pública, entre otros reclamos.

“Es el momento de reafirmar nuestros reclamos, continuar luchando y ejerciendo presión a la administración, el gobierno y la Junta de Control Fiscal que continúan de manera desmedida tomando decisiones y aprobando leyes que ponen en riesgo aún más nuestra calidad de vida y nuestro futuro”, lee la moción aprobada por el estudiantado.

La asamblea, que contó con la participación de 3,298 universitarios, se realizó un día después que un juez encontrara causa para arresto contra siete estudiantes arrestados por irrumpir en una reunión de la Junta de Gobierno. el pasado 27 de abril. Estas imputaciones fueron catalogados por varios jóvenes como intentos del Estado de intimidar a los alumnos en huelga y en más de una ocasión se cuestionó la buena fe de la administración universitaria de negociar, pues uno de los reclamos de los huelguistas en que no haya sanciones contra ellos.

“La administración universitaria es el enemigo principal del estudiantado”, expresó Verónica Figueroa, una de las jóvenes imputadas por violentar el derecho a la reunión y restricción a la libertad, entre otros cargos.

Los portones del recinto de Río Piedras han estado cerrados desde el 28 de marzo, cuando inició un paro estudiantil en el principal centro docente del País. El 6 de abril comenzó una huelga sistémica.

Por su parte, los estudiantes de la UPR en Bayamón ayer también ratificaron mantener la huelga con 388 votos a favor y 343 en contra. De esta manera, se unen a sus compañeros en Mayagüez y Cayey, que en las últimas semanas también decidieron permanecer en huelga.

En la asamblea riopedrense, los universitarios respaldaron exigirle nuevamente la renuncia a la presidenta interina, así como pedir que sea sacada de la lista de candidatos que son evaluados para asumir la presidencia en propiedad de la UPR. También se pidió que se saquen del proceso al expresidente de la UPR, Miguel Muñoz, y el exrector del recinto de Bayamón, Arturo Avilés.

Las primeras discusiones de la jornada han estado centradas en proveer información actualizada a los universitarios sobre la situación financiera de la UPR, el desarrollo del plan fiscal que fue rechazado por la Junta de Gobierno hace dos semanas, la acreditación de la institución y el estatus del recinto de Río Piedras para recibir ayudas económicas federales.

El representante estudiantil ante la Junta de Gobierno, Gilberto Domínguez, recordó que dado que la institución no entregó un plan fiscal a la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) el pasado 30 de abril, será el organismo federal que controla las finanzas del País el que confeccionará el documento financiero para el sistema universitario. Asimismo, Domínguez señaló que la UPR podría enfrentar un déficit presupuestario al cerrar el actual año fiscal debido a que el Departamento de Hacienda está atrás en las partidas que envía mensualmente al sistema universitario.

Por su parte, el presidente de la Junta de Gobierno de la institución académica, Carlos Pérez Díaz, se manifestó “apenado” por las determinaciones de las asambleas de los recintos de Río Piedras y Bayamón y reiteró su llamado al diálogo.

“Estas decisiones… dejan a los recintos desprovistos de opciones viables para restablecerse”, manifestó en un comunicado de prensa, en el que reclamó al gobernador Ricardo Rosselló Nevares que llene las cinco vacantes disponibles en la Junta.


💬Ver 0 comentarios