Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Oscar López (horizontal-x3)
Oscar López ha estado encarcelado por 35 años. (EFE)

WASHINGTON- Después de dos días de largas jornadas, el único mensaje sobre Puerto Rico en la reunión en que se aprobó el programa de gobierno demócrata lo dio anoche el profesor estadounidense Cornel West, a favor de la liberación del prisionero político Oscar López Rivera.

Sin lograrse insertar un lenguaje sobre el caso de López Rivera, West, quien representó a la campaña de Bernie Sanders en la redacción del borrador de la plataforma electoral, habló ante los miembros del Comité de Programa casi al finalizar la reunión,  ya en la primera hora del domingo.

Horas antes, frente al hotel de Orlando (Florida) en que se llevó a cabo la reunión, un grupo de seguidores de Sanders había hecho una manifestación a favor de la liberación de López Riera y para denunciar la situación colonial de Puerto Rico.

El grupo de Sanders hizo un último esfuerzo para tratar de enmendar el lenguaje incluido en el borrador, pero el Comité de Programa les advirtió que el tiempo para presentar enmiendas ya había pasado. Solo un acuerdo con la campaña de Hillary Clinton – quien se ha limitado a respaldar que se revise el caso de López-, pudo haber reabierto la discusión.

West, de todos modos, tomó un turno para afirmar para el récord del Comité de Programa del Partido Demócrata, que el caso de López Rivera es un recordatorio “de la dimensión imperial” de las relaciones entre Puerto Rico y Estados Unidos. 

“Nuestro querido hermano Oscar López Rivera, que ha estado en prisión por (35) años, representa la riqueza espiritual de (Pedro) Albizu Campos, Lolita Lebrón y otros a nombre del respeto propio y la libre determinación del pueblo puertorriqueño, porque es el recordatorio de la dimensión imperial de nuestro frágil experimento en democracia de lo que llamamos los Estados Unidos de América”, indicó West en la reunión, transmitida en directo por la cadena C-SPAN.

A la misma vez, aludió a la imposición, por medio de la ley PROMESA, de la junta federal de control fiscal sobre el gobierno de Puerto Rico. “Conocemos de la miseria social que hay en la isla con una junta federal de control fiscal”, indicó West, quien mantiene un programa radial y es una de las personalidades más conocidas del movimiento pro derechos civiles en EEUU.

Al iniciar su presentación, los delegados de Puerto Rico en el Comité de Programa, la exsecretaria de Estado Norma Burgos, representante del Partido Nuevo Progresista (PNP), y el exsecretario de Asuntos Federales del Partido Popular Democrático (PPD) José Alfredo Hernández Mayoral, acompañaron a West. Y al terminar le abrazaron.

Burgos sostuvo que por haber pasado el tiempo para enmiendas, la referencia a López Rivera no se consideró como un asunto vinculado al texto original. Pero, sostuvo que dialogaron con el profesor estadounidense para que como defensor de los derechos civiles fuera el quien hablara sobre el caso de López Rivera.

A West se le habían acercado antes los seguidores de Sanders para tratar de promover sus enmiendas.

Las expresiones de West se dieron poco antes de que, en medio de ocasionales controversias, el Comité de Programa del Partido Demócrata de EEUU aprobara esta madrugada la plataforma electoral 2016. La reunión comenzó el viernes.

El programa de gobierno ahora deberá ser ratificado en la convención presidencial que debe elegir a Hillary Clinton como candidata a la Casa Blanca y se llevará a cabo del 25 al 28 de julio en Filadelfia (Pensilvania).

Aunque la campaña de Sanders logró algunas victorias durante el debate, el Comité de Reglamento no dio paso a la posibilidad de hacer cambios significativos al borrador sobre Puerto Rico, que pedía al gobierno federal que en el proceso hacia otorgar a la Isla un mecanismo a favor de la reestructuración de la deuda se respetara el grado de gobierno propio local.

Aunque aún se espera por la divulgación del texto final, que no fue discutido públicamente en la reunión, “la parte de PROMESA cambia tomando en cuenta que la redacción original se hizo cuando el proyecto no estaba aún aprobado”, indicó Hernández Mayoral.

La exsecretaria Burgos indicó que se aprobó “el lenguaje que trabajamos en la negociación” y celebró el lenguaje del programa que considera promueve opciones permanentes de status y el voto por el presidente de EEUU.

Tanto Hernández Mayoral como Burgos son delegados de Clinton.

En las últimas décadas, el Partido Demócrata de EEUU ha sido una subdivisión de los partidos PNP y PPD.  “Una ficción jurídica” la ha llamado el exalcalde de San Juan Héctor Luis Acevedo, al explicar cómo en términos organizativos los demócratas casi se derrumban al tratar de organizar sus primarias conjuntamente con las del PNP y el PPD a principios del mes pasado.

Pero, de cara a la convención presidencial, el Partido Demócrata de EEUU en Puerto Rico  un tercio de sus delegados a  la convención presidencial son parte del movimiento generado por el senador Sanders, quien desde mayo pasado aboga por la liberación inmediata de López Rivera.

“El lenguaje original sobre Puerto Rico en la plataforma del Partido Demócrata fue sometido sin consultar con la delegación de Bernie Sanders”, indicó Betsy Franceschini, quien fue portavoz de la campaña del senador por Vermont en la Isla y tuvo duros enfrentamientos el sábado, según un testigo, con la directora de Asuntos Políticos de la campaña de Clinton, Amanda Rentería, en torno a los esfuerzos por enmendar el apartado sobre Puerto Rico.

Franceschini afirmó que “con varias semanas de anticipación” presentaron sus enmiendas, pero que los seguidores de Hillary Clinton nunca le dieron paso.

El sindicalista José LaLuz sostuvo que en los pasillos del hotel en que se celebró la reunión los delegados demócratas simpatizaron con los reclamos que hicieron a favor de la excarcelación de López Rivera. Pero, sin consenso entre las campañas, el Comité de Programa advirtió que el tiempo para nuevos cambios había pasado, dijo LaLuz.

Con momentos tensión y protesta, el comité de Sanders tuvo una cuota de victorias y derrotas durante las votaciones.

Perdieron las votaciones para lograr un rechazo directo al Tratado TTP y al uso de la tecnología de la fracturación hidráulica para extraer gas, pero lograron importantes victorias con las expresiones a favor de aumentar a $15 el salario mínimo federal, la legalización a nivel federal de la marihuana y el lenguaje sobre el cambio climático.

La misma aprobación final del Comité de Programa generó nuevos momentos de controversia y tensión, cuando los seguidores de Clinton trataron de aprobar una enmienda que en la práctica hubiese reconocido ya a la exsecretaria de Estado como candidata presidencial.

Hubo que decretar un nuevo receso y retirar la enmienda, para poder aprobar el programa con respaldo abrumador.


💬Ver 0 comentarios