Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Se agregó un nuevo artículo para disponer que “los empleados contratados con anterioridad a la vigencia de la ley continuarán disfrutando los mismos derechos y beneficios que tenían previamente”. (David Villafañe)

En medio de críticas y de pronósticos de un despertar en la economía puertorriqueña, la Cámara de Representantes aprobó hoy a viva voz el proyecto de Reforma Laboral impulsado por la administración del doctor Ricardo Rosselló, luego de las enmiendas sometidas por el Senado.

Los señalamientos llegaron en voz de miembros de los dos partidos minoritarios representados en la Cámara. Mientras, la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP) sostuvo que se trata de una medida

“Se dejó inalteradas lo que son las enmiendas que hizo el Senado, se mantiene la Ley de Cierre los días Viernes Santos y Domingo de Resurrección; y ciertamente, lo que son los días de enfermedad suben a 12 días, así que no hemos hecho ningún tipo de cambio adicional y concurrimos tal y como fue el texto en el Senado”, indicó tras la aprobación de la medida el representante Ángel Peña, presidente de la Comisión de Asuntos Laborales.

El Senado incluyó múltiples enmiendas al proyecto, como fue establecer en 12 días la acumulación anual en la licencia por enfermedad -que es lo que establece la ley vigente- y llevó el período probatorio a nueve meses, con excepción de aquellos empleados “clasificados como ejecutivos, administradores y profesionales bajo el Federal Labor Standards Act”, quienes tendrán un período probatorio automático de 12 meses.

Incluso se agregó un nuevo artículo para disponer que “los empleados contratados con anterioridad a la vigencia de la ley continuarán disfrutando los mismos derechos y beneficios que tenían previamente”.

El presidente de la Cámara de Representantes, Carlos “Johnny” Méndez, había expresado preocupación de que esa distinción que se crea entre los empleados provoque un disloque en el mercado que, de alguna manera, pueda generar condiciones de competencia desleal entre los comercios y empresas. Esa misma reserva la expresó el portavoz del Partido Popular Democrático (PPD) en el Senado, Eduardo Bhatia.

“Analizamos bien lo que son los informes, tanto de Cámara como del Senado, y está clara la intención legislativa tanto de preservar que el peso de la prueba caiga cobre el patrono y de igual manera lo que es la voluntariedad del flexitime. O sea, que pudimos concurrir porque lo otro son salvaguardas adicionales”, indicó Peña.

Esta mañana el gobernador se reunió en La Fortaleza con los presidentes de ambos Cuerpos Legislativos para tratar varios temas, entre estos la reforma laboral.

El representante del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Denis Márquez, también expresó su oposición con la medida, según aprobada. “Me parece que aun con las enmiendas del Senado, que sí hay que reconocer que ayudan en algunas instancias, sigue siendo una malísima reforma laboral y no va a ayudar a construir un buen ambiente de trabajo en Puerto Rico”, indicó el legislador.

Por su parte, el representante Manuel Natal se expresó de forma similar. “Las enmiendas del Senado, aunque muy bien atienden algunos elementos individuales de la legislación; la legislación como un todo sigue siendo nefasta para la clase trabajadora en este país, y la delegación del Partido Popular no va a favorecer esta legislación”, señaló.

Natal insistió en que no se puede ver la medida de forma separada al proyecto del empleador único, medida impulsada por la administración Rosselló para el traslado de empleados públicos a través de las agencias gubernamentales. “Las medidas que se han estado discutiendo por las pasadas dos semanas no se pueden  ver de forma separada sino  como un todo que va hacia el empobrecimiento de los trabajadores, independientemente sea de la empresa privada o del servicio público”, planteó.


💬Ver 0 comentarios