Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Exilio cubano lamenta el viaje de Obama a Cuba (semisquare-x3)
El presidente Barack Obama (a la derecha junto a homólogo cubano, Raúl Castro) dijo que durante su visita abordará las diferencias que existen todavía entre los dos gobiernos. (Archivo / EFE)

Miami - El exilio cubano se mostró hoy en contra del anunciado viaje a Cuba del presidente Barack Obama al considerar que supone una concesión al Gobierno de la isla, legitima su imagen a nivel internacional y no representará un beneficio para el pueblo cubano.

"Lamentablemente no va a ir a Cuba a festejar la libertad del pueblo cubano, sino a validar la dictadura militar de los Castro", dijo Silvia G. Iriondo, presidenta de Madres y Mujeres contra la Represión (MAR).

Por su parte, el gobierno de Cuba considera que la visita de Obama a la isla será "un paso más" en la mejoría de la relación bilateral y una "oportunidad" para que conozca la realidad cubana, al tiempo que reiteró su disposición a hablar de todos los temas, incluidos los derechos humanos.

"Creemos que va a ser una oportunidad importante para que él (Obama) pueda tener una aproximación directa a la realidad cubana y a todo lo que hemos estado haciendo en los últimos años en nuestro país (...)para realizar las transformaciones que sean necesarias dirigidas a la mejoría del bienestar de la población cubana", dijo en conferencia de prensa en La Habana, Josefina Vidal, directora general para Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Sobre el asunto de los derechos humanos, Vidal reiteró que "Cuba está abierta a conversar con el gobierno de Estados Unidos sobre cualquier tema incluyendo el de los derechos humanos", en el cual, dijo, existen diferentes concepciones y puntos de vista entre ambos países.

Más voces en contra

Orlando Gutiérrez, del Directorio Democrático Cubano, señaló que su organización está en contra del viaje, pues desde que a fines de 2014 se anunció la normalización de relaciones entre Washington y La Habana "no ha habido ningún cambio significativo" en lo que se refiere a la libertad y los derechos de los cubanos.

En varios mensajes en su cuenta de Twitter, Obama dijo que durante su visita a La Habana los días 21 y 22 de marzo abordará "directamente" las "diferencias" que existen todavía entre los dos gobiernos y promoverá "el progreso y los esfuerzos que pueden mejorar la vida de los cubanos".

Sin embargo, Iriondo dijo que el Gobierno de Cuba no ha respondido de manera recíproca a los "pasos unilaterales" dados por la Administración Obama, como la retirada de Cuba de la lista de países que amparan a terroristas.

En términos también contundentes se expresó José Basulto, fundador de Hermanos al Rescate, que señaló que la visita de Obama es una "canallada" y una "ofensa" a la democracia.

Y el presidente del Movimiento Democracia, Ramón Saúl Sánchez, denunció que esta visita no servirá de nada si continúa la misma "vieja" política "detestable" de EE.UU. de apoyar dictaduras en Latinoamérica, aunque en este caso se trata de un régimen de izquierdas.

Con su viaje a La Habana, opinóSánchez, Obama "avala" la imagen internacional del Gobierno cubano y la trata como si de una democracia se tratase.

Todos ellos destacaron que la represión y la violencia contra los opositores se ha mantenido, sino aumentado, en Cuba desde diciembre de 2014, cuando se anunció un proceso para el restablecimiento de las relaciones bilaterales.

"Se necesitan verdaderas reformas democráticas en Cuba, no las reformas cosméticas" que ha emprendido Raúl Castro, subrayó la presidenta de MAR.

Para Gutiérrez, el viaje de Obama a Cuba obedece a un "empecinamiento por demostrar que su plan ha tenido algún tipo de éxito", que "este tipo de diplomacia produce resultados", cuando es lo contrario, dijo.

Basulto calificó de "vergonzoso" que Obama vaya a ser el primer presidente de EE.UU. en ejercicio que viaja a la isla en 88 años y lo haga sin consultar al Congreso y a una comunidad cubana "muy herida durante años por el régimen".

En su opinión, nada "útil" puede salir de este viaje, toda una "traición a los verdaderos intereses del pueblo de Cuba", más allá de "algo de comida en el corto plazo" y acusó al Gobierno de EE.UU. de mantener a los Castro en el poder.

Algo más optimistas se mostraron el Ramón Saúl Sánchez y el escritor y periodista Carlos Alberto Montaner, que anticiparon posibles resultados "fructíferos" si Obama se reúne de manera pública con la disidencia.

Montaner dijo tener informaciones de que esa reunión con los opositores se realizará, a pesar de que el régimen cubano intentó evitarlo de manera infructuosa.

En su opinión, este viaje dará "resultados, pero muy a largo plazo", aunque dudó de que Obama vaya a lograr en el corto una mejoría de los derechos humanos y civiles en la isla a través de mejores relaciones diplomáticas con La Habana.

Además, dijo Sánchez, durante el viaje, el presidente de EE.UU. debería hablar sobre los balseros, la "reunificación de la familia cubana", el "derecho al retorno a los que piensan diferente" y un proceso de elecciones libres, que debería incluir la existencia de prensa libre y partidos políticos.

"Pedimos que más de un año después de que se conectase con el régimen empiece a hacerlo con el pueblo cubano, pero está por verse, y por eso la gente se está marchando de la isla a borbotones", dijo Sánchez.

Montaner apuntó que para mejorar la situación de los derechos humanos primero debe haber "voluntad" por parte de los hermanos Castro y no hay "síntomas" de que pueda ser así, pues, afirmó, se siguen manteniendo las "palizas" a los disidentes.

El reconocido analista consideró un error de cálculo de Obama que el viaje se realice en marzo y no en abril, después del VII Congreso del Partido Comunista de Cuba, previsto del 16 al 19 de ese mes, y en el que, opinó, Fidel Castro va a "garantizarse" la "línea de permanencia de la revolución".


💬Ver 0 comentarios