Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
El evento de hoy, convocado para el mediodía en el parque Lafayatte, arrancará oficialmente a la 1:00 p.m.. (Archivo / AP)

WASHINGTON.-  La manifestación de hoy frente a la Casa Blanca debe ayudar al presidente Barack Obama a conocer “cuan universal” es el reclamo de Puerto Rico y su diáspora a favor de la liberación del prisionero político puertorriqueño Oscar López Rivera, afirmó el congresista demócrata boricua Luis Gutiérrez (Illinois).

“Creo que el presidente Obama no entiende lo casi unánime que es ese reclamo, que esto no es una petición solo de unos miembros del Congreso o algunos sectores, que es un asunto que va más allá de la política partidista”, indicó Gutiérrez, en una entrevista.

López Rivera, quien cumplirá 74 años en enero, lleva 35 años y cuatro meses en prisiones estadounidenses tras ser convicto principalmente de sedición por sus vínculos con las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN).

En 1999 rechazó una oferta de clemencia del presidente Bill Clinton, quien indultó a una docena de prisioneros políticos de las FALN y Los Macheteros. La rechazó por no incluir a dos de sus colegas.

Desde septiembre de 2011 el presidente Obama tiene en la oficina de Perdones del Departamento de Justicia de EEUU una solicitud de clemencia de López Rivera, presentada tras la liberación de sus colegas Haydee Beltrán y Carlos Alberto Torres. Si no hubiese sido por ser solidario con sus colegas, el sistema federal que le mantiene encarcelado le hubiese liberado en 2009.

El evento de hoy, convocado para el mediodía en el parque Lafayatte, arrancará oficialmente a la 1:00 p.m.. El presidente Obama estará a esa hora en Chicago (Illinois).

Los oradores incluyen al congresista Gutiérrez, la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulin Cruz, la presidenta del Concejo Municipal de Nueva York, Melisssa Mark Viverito, y la senadora María de Lourdes Santiago, candidata a gobernador por el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP). Los cuatro le han visitado a la cárcel de Terre Haute, Indiana, desde donde López Rivera aguarda por la decisión del presidente Obama, quien dejará la Casa Blanca en 103 días.

Pero, los asistentes – que se espera provengan de varios estados, de Puerto Rico y de la zona de la capital estadounidense-, podrán escuchar los testimonios de la hija de López Rivera, Clarissa López, y de su hermano, José López Rivera, profesor y líder de la comunidad puertorriqueña de Chicago. También hablarán René Pérez, el residente de Calle 13, y el profesor estadounidense Cornel West.

El evento será amenizado por Danny Rivera, Roy Brown, Tito Auger y Chabela.

La petición de clemencia, como recordara en gran medida un anuncio publicado la semana pasada a media página en The Washington Post, tiene el respaldo de premios Nobel de la Paz como el reverendo Desmont Tutu, del expresidente de Uruguay José “Pepe” Mujica, el gobernador Alejandro García Padilla, el comisionado residente en Washington, Pedro Pierluisi, todos los candidatos a gobernador y comisionado residente, del lideratolegislativo, sindical, religioso y cívico de Puerto Rico.

Después de que el presidente Obama dijera al artista Lin Manuel Miranda que el caso de López Rivera lo tenía “sobre su escritorio”, el congresista Gutiérrez le preguntó en dos ocasiones – durante una reunión el 8 de junio-, sobre el caso. El presidente Obama lo refirió al Departamento de Justicia de EEUU, donde nadie le ha querido dar audiencia, contrario a la apertura que dice existió durante el gobierno de Bill Clinton previo a la excarcelación de presos políticos en 1999.

Como parte de sus gestiones a favor de una reforma en el sistema judicial, el presidente Obama ha conmutado la sentencia de 774 prisioneros, más que ningún otro inquilino de la Casa Blanca.

La candidata presidencial demócrata Hillary Clinton, a quien Gutiérrez respalda, ha favorecido “revisar” el caso de López Rivera. Durante las primarias demócratas, el senador Bernie Sanders, independiente por Vermont, demandó su excarcelación.

Pero Gutiérrez sostuvo que en este momento la presión debe sentirla el presidente Obama, pues “el corazón de Puerto Rico le está hablando”. “Lo más fructífero es enfocarnos en el presidente”, dijo, al señalar que desde la lucha contra las maniobras militares estadounidenses en Vieques “no ha habido un reclamo tan universal” al gobierno de EEUU de parte de los puertorriqueños.


💬Ver 0 comentarios