Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
El representante del Partido Popular Democrático (PPD) reiteró que el proyecto del Ejecutivo sufrirá enmiendas “dramáticas”. (GFR MEDIA)

Ante el nuevo panorama en la discusión sobre la reforma contributiva -con más exenciones en la mira y posibles tasas variables del Impuesto al Valor Añadido (IVA)- la Cámara de Representantes ya descartó la posibilidad de que el gobierno logre recaudar $1,200 millones adicionales con los cambios al sistema tributario.

El representante Rafael Hernández Montañez, presidente de la Comisión cameral de Hacienda, indicó este miércoles que el estimado de ingresos proyectados ronda hoy los $700 millones, pero advirtió que, aun con la merma, los recursos destinados al pago de la deuda pública permanecerán inalterados.

Ello provocaría, según reconoció Hernández Montañez, que proporcionalmente la partida de nuevos recaudos dirigida a cumplir las obligaciones del gobierno sea mayor a la estimada en un principio. Al presentar el proyecto de reforma contributiva, el gobernador Alejandro García Padilla indicó que una cuarta parte del propuesto IVA de 16% iría al pago de la deuda.

“Lo que estamos planteando es que no estamos aspirando que se aumenten los recaudos del estado por $1,200 millones. Fácilmente, estamos en unos $700 millones ahora mismo. ¿Por qué razón? Porque hay unas obligaciones que empiezan en julio que hay que reconocerlas, de $600 millones del pago de deuda, que están ahí.

Se habla mucho de reestructuración, sí se pueden reestructurar las corporaciones públicas, pero esto es el Fondo General, las obligaciones generales están protegidas por la Constitución”, aseveró Hernández Montañez.

Según datos del gobierno, el servicio de la deuda este año, que se incluye como parte del presupuesto general, asciende a $1,365 millones, mientras que el año próximo –que inicia en julio- se elevará a $1,950 millones.

“No puedo recortar de la deuda, el pago de la libreta está ahí”, enfatizó Hernández Montañez en un aparte con la prensa en medio de una vista pública sobre la reforma contributiva a la que comparecieron representantes de la industria de alimentos, de bebidas alcohólicas y del comercio al detal.

El representante del Partido Popular Democrático (PPD) reiteró que el proyecto del Ejecutivo sufrirá enmiendas “dramáticas”, y no descartó que el volumen de los cambios provoque la presentación de un proyecto sustitutivo. Precisó que el presidente cameral, Jaime Perelló, trabaja directamente en la elaboración de las enmiendas relacionadas con la reestructuración del Departamento de Hacienda (DH) y con los detalles sobre el sistema de reembolsos que se adoptará para mitigar el efecto regresivo que tienen los impuestos al consumo como el IVA en la población de escasos recursos económicos.

El anticipo de que el proyecto de ley sufrirá cambios profundos, sumado a la incertidumbre sobre el contenido de esas enmiendas ha dificultado la discusión de la medida, pues diariamente comparecen ante la Comisión de Hacienda más de una decena de deponentes cuyos comentarios se basan en la propuesta original del Ejecutivo.

En más de una ocasión, Hernández Montañez ha planteado la necesidad de celebrar reuniones posteriores o hacer requerimientos de información adicional para ajustar los señalamientos de los deponentes a la versión enmendada del proyecto. El legislador dijo que espera tener redactados la mayoría de los cambios en una semana.

“No tenemos ningún tipo de prisa. Vamos a redactar un proyecto bien hecho. No estamos encajados en la cosa del IVA. El IVA hace rato que salió del juego. Esto va a ser un impuesto al consumo, va a tener una estructura de IVA, va a tener unas partes de IVU, lo que importa es que va a haber un balance entre la contribución sobre ingresos y el impuesto al consumo que no afecte la actividad económica”, argumentó Hernández Montañez.

La mayoría de los deponentes este miércoles enfatizó que la pieza legislativa carece de fundamentos para promover el desarrollo económico de la Isla, y señalaron que es necesario que la reforma contributiva se cimiente en un plan de reorganización gubernamental y de ajustes fiscales.

Manuel Reyes Alfonso, vicepresidente ejecutivo de la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA), recalcó que las reformas o cambios que se hicieron al sistema contributivo durante la pasada década proveyeron nuevas fuentes de recaudos, pero no solucionaron los problemas del País.

“No parece sensato volver a proveer más ingresos al estado sin atender los problemas de fondo, o al menos, tener un plan estratégico a mediano y largo plazo que indique cómo vamos a evitar estar nuevamente aquí en un par de años”, dijo Reyes Alfonso.

El grupo que compareció, que incluyó también a la Asociación de Restaurantes de Puerto Rico, la Asociación Productos por Puerto Rico, la Asociación de Comercio al Detal y la Coalición de Detallistas, que incluye a negocios como Costco, Walgreens, Home Depot y Macy’s, mostró preocupación por el impacto económico de la reforma contributiva, por el poco tiempo de transición que tendrían para implantar los cambios, así como los costos operacionales y la falta de transparencia que implicaría no desglosar en los recibos lo que se pagaría de impuesto.


💬Ver 0 comentarios