LUIS RIVERA MARÍN (horizontal-x3)
Luis Rvera Marín dijo que el gobierno de Puerto Rico se mantiene firme en el deseo de negociar de buena fe con los acreedores. (Archivo GFR Media0

Washington -  El secretario de Estado, Luis Rivera Marín, afirmó que “no fue una decisión fácil” solicitar recurrir al Título III de la ley PROMESA, que establece un proceso de quiebra territorial y permite reestructurar gran parte de la deuda pública de la Isla.

Pero sostuvo que el gobierno de Puerto Rico se mantiene firme “en nuestro deseo de negociar de buena fe con los acreedores”.

“La prestación de servicios esenciales a los más vulnerables, incluidos los niños y los ancianos, no es negociable y no aceptaremos ser fuertemente presionados por un pequeño grupo que se niega a hacer compromisos. Estamos trazando un nuevo camino hacia adelante, y eso requerirá decisiones difíciles”, indicó Rivera Marín, en un blog que publicó en The Hill.

Rivera Marín relató que la decisión de solicitar a la Junta de Supervisión Fiscal, que controla las finanzas del gobierno de Puerto Rico, hacer uso del mecanismo de "quiebra territorial", se tomó después de que - ya vencido el freno en la litigación judicial que ordenó PROMESA-, los acreedores comenzarán a reclamar en los tribunales el pago de la deuda.

“Tenemos la responsabilidad de proteger a nuestros ciudadanos y mantener al gobierno funcionando”, agregó, al acentuar que se trata de una deuda pública que al sumar los sistemas de pensiones ronda los $123,000 millones.


💬Ver 0 comentarios