Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

José B. Carrión III (horizontal-x3)
José B. Carrión III fue electo el viernes como presidente de la Junta de Supervisión Fiscal. (Christopher Gregory/Especial GFR Media)

WASHINGTON - A algunos puede parecerles solo pasos administrativos hacia la “estabilización fiscal”, pero el historiador Ángel Collado Schwarz resaltó ayer que las relaciones entre Washington y San Juan viven su momento más importante de las últimas siete décadas.

Cierto, dijo, que “la clave de esto es que no hay confianza en la clase política puertorriqueña”.

Pero, Collado Schwarz percibe la ley PROMESA, que ha colocado una Junta de Supervisión Fiscal  (JSF) que decidirá los temas financieros por encima del gobierno electo de la Isla, y el análisis del Grupo de Trabajo del Congreso sobre Desarrollo Económico en Puerto Rico como “una ayuda a corto plazo para revivir el paciente, no para convertir la colonia en una cosa permanente”.

En su primera reunión oficial, la JSF asumió el viernes  el pleno control de las decisiones financieras del gobierno de Puerto Rico, incluido el gobierno central, los sistemas de retiro, la universidad pública y 21 corporaciones. También escogió a José Carrión III como presidente.

En el caso de las corporaciones públicas, la JSF dio a entender que, en términos del proceso de cumplimiento fiscal, va a empezar por las autoridades de Energía Eléctrica (AEE) -que ha dedicado cerca de $50 millones a un proceso de reestructuración que no se ha completado- y Acueductos y Alcantarillados (AAA), junto con Carreteras y Transportación (ACT) las más debilitadas y endeudadas.

El nuevo paso en la implantación de la ley PROMESA tacha poderes constitucionales del gobernador y la Legislatura, después de que el proceso de 1950 a 1952 permitió a los puertorriqueños formar gobierno  local, aunque aún dependiente del Congreso y la Constitución de EE.UU.

Collado Scharwz, quien enseña este semestre en Columbia University la clase “Puerto Rico bajo el dominio estadounidense, 1898 a 2016”, está convencido de que la solución final será encaminar la Isla hacia la soberanía, pues si “el gobierno permanente” quisiera la estadidad, antes hubiese abierto la “pluma de los fondos federales” y encaminado esa opción.

Pese a las críticas en contra de la presencia de exfuncionarios del Banco Gubernamental de Fomento (BGF) en la JSF, Collado Schwarz considera que Carlos García y José Ramón González, el primero bajo Luis Fortuño y el segundo durante parte de dos gobiernos de Rafael Hernández Colón, le permiten al gobierno federal asegurarse de que el Gobierno de Puerto Rico no juega “con los números o mover fondos”.

Collado Schwarz piensa que el hecho de que Carrión –exitoso en la industria de seguros, recaudador y donante de políticos estadistas y republicanos– fuese escogido presidente de la JSF puede responder a que es el único de los siete miembros con derecho al voto que tiene domicilio en Puerto Rico.

Las designaciones de los expresidentes del BGF,sin embargo, le recuerdan “cuando Franklin Delano Roosevelt nombró en 1932 al controversial Joseph Kennedy a presidir la Comisión de Mercados y Valores (SEC) para limpiar la casa en Wall Street en medio de la depresión”. Kennedy, el padre del expresidente John Kennedy, advino de las mismas entrañas de Wall Street, como exitoso inversionista.

Para el presidente del Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico, Alejandro Torres Rivera, los siete miembros con derecho al voto han asumido el control “absoluto del país, colocando al gobernador de Puerto Rico en un mero asistente administrativo” y acentuando que “a la altura del siglo 21, está aún en la agenda la vigencia del ejercicio del pueblo puertorriqueño a su libre determinación”.

Como estadista, el doctor Iván González Cancel, exsecretario de Salud y comentarista político, la reunión del viernes fue solo apariencia, pues considera evidente que las cosas se decidieron la semana antes durante el día y medio de sesiones con altos funcionarios del Departamento del  Tesoro de EE.UU., que ha guiado a la JSF durante el proceso.

Contrario a Collado Schwartz, González Cancel no ve luz al final del camino. “La actitud del liderato político puertorriqueño -particularmente del PPD y el PNP-  es bochornosa, patética. Se comportan como colonizados a ver si se les cae un contratito, una renta aquí o allá”, dijo, convencido de que “no se puede descolonizar un pueblo con esa gente”.


💬Ver 0 comentarios