Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Oscar López Rivera, Casa Blanca, Barack Obama (horizontal-x3)
Oscar López Rivera ha cumplido 426 meses en prisión. (Archivo)

Washington -  Las dos principales órdenes masónicas de Puerto Rico enviaron cartas al presidente Barack Obama para afirmar que su desempeño en la Casa Blanca quedaría inconcluso si no otorga clemencia al prisionero político Oscar López Rivera.

En comunicaciones independientes, los reclamos fueron hechos por las organizaciones Gran Oriente Nacional de Puerto Rico y la Gran Logia Soberana

“Usted apoyó la excarcelación de Nelson Mandela, quien al igual que Oscar López luchó por la libertad de su Patria; claro está, su lucha no fue contra los Estados Unidos. Las condiciones que ha vivido nuestro Oscar López en los 35 años que ha permanecido en prisión con injustas e inhumanas. La lucha por la libertad y soberanía de los pueblos no puede ser honra para el nuestro y castigo y delito para el ajeno. No puede existir la paz si no existe la justicia, si no existe la libertad”, indica la carta del 12 de noviembre de la Gran Oriente Nacional de Puerto Rico.

La organización masónica le recuerda que la petición de clemencia sometida por López Rivera hace más de cinco años ha tenido el respaldo de “miles de personas y organizaciones”, artistas, líderes políticos, religiosos, y miles de ciudadanos del mundo “incluso algunos que han recibido, como usted, el Premio Nobel de la Paz”.

En ese sentido, menciona a premios Nobel de la Paz como el reverendo Desmond Tutu, el argentino Adolfo Pérez Esquivel, la líder indígena guatemalteca Rigoberta Menchú, la activista de Irlanda del Norte Mairead Corrigan Maguire y el propio fallecido líder sudafricano Nelson Mandela.

Las principales autoridades del gobierno de Puerto Rico, grupos cívicos, religiosos y sindicales, entre muchos otros, han renovado la presión al presidente Obama para que libere a López Rivera, quien fue convicto principalmente por sedición, debido a su militancia en el grupo clandestino Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN).

Al presidente Obama solo le quedan ocho semanas en la Casa Blanca.

Además de la solicitud oficial de clemencia presentada por López Rivera en 2011 ante el Departamento de Justicia de EE.UU., hay un movimiento a través de la página de internet “We the People” de la Casa Blanca en busca de lograr el respaldo de 100,000 personas para obligar al gobierno del presidente Obama a dar una respuesta pública sobre la petición de excarcelación. Hasta ayer al mediodía, la propuesta tenía más de 62,616 firmas. Necesitaba cerca de 37,384 más de cara al 11 de diciembre.

En el caso de la Gran Logia Soberana, la orden masónica le envió al presidente Obama -en una carta del 22 de noviembre-, copia de una resolución que aprobaron requiriéndole formalmente que le otorgue perdón presidencial a López Rivera, quien cumplirá 74 años el 6 de enero.

La Gran Logia Soberana indica que a López Rivera nunca se le imputó o fue convicto de “hacer daño a persona alguna”, pero ha recibido una sentencia “excesivamente larga y desproporcionada”.

Un análisis de la oficina del secretario de Justicia de Puerto Rico, César Miranda, señala que mientras López Rivera fue sentenciado originalmente por conspiración sediciosa y portación de arma a 660 meses de cárcel, y luego a 180 meses adicionales por un intento de fuga que el prisionero consideró un entrampamiento, el promedio de sentencias por casos de asesinato en EE.UU. fluctuó de 2006 a 2015 entre 221 y 287 meses. López Rivera ha cumplido 426 meses en prisión.

“Durante sus años en prisión, a Oscar López Rivera se le ha privado, en mayor o menor medida, de los derechos humanos más básicos y elementales, los mismo derechos que defendió vistiendo el uniforme del Ejército de EE.UU.”, agrega la resolución de la Gran Logia Soberana.

También señala que aunque el presidente Bill Clinton otorgó una clemencia condicionada a López Rivera en 1999, el prisionero político la rechazó en solidaridad con Carlos Alberto Torres y Haydee Beltrán, quienes no recibieron ese beneficio.

Una vez ambos fueron liberados, López Rivera entonces solicitó clemencia al presidente Obama. Si no hubiese sido por ser solidario con sus colegas, el sistema federal que le mantiene encarcelado le hubiese liberado hace siete años.


💬Ver 0 comentarios