Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Luis Gutiérrez, Barack Obama, Oscar Lopez Rivera (horizontal-x3)
El preso político cumpliría su condena en el año 2023. (Archivo)

WASHINGTON - La victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales estadounidenses debe ayudar a poner presión al presidente Barack Obama.

A dos meses de que el presidente Obama deje la Casa Blanca, Luis Gutiérrez sostiene que es momento de redoblar esfuerzos en reclamo de la excarcelación del prisionero político Oscar López Rivera.

Detrás de las cortinas del debate público sobre la petición de clemencia para López Rivera, muchas gestiones están en marcha. "No puedo hablar con detalles pero hay un sinnúmero de movimientos y gestiones de distintos sectores para llegar al presidente Barack Obama. Se están buscando distintas maneras de elevar el caso de Oscar. Simplemente porque no se ve el humo, no quiere decir que no haya fuego", indicó Gutiérrez a El Nuevo Día.

En Casa Blanca, hay una petición ciudadana -que tiene sobre 33,000 firmas- a favor del indulto a López Rivera, quien cumple 74 años en enero y lleva 35 años y seis meses en prisiones estadounidenses.

De alcanzarse las 100,000 firmas, la Casa Blanca estaría obligada a ofrecer una respuesta pública.

Tanto el gobernador Alejandro García Padilla como el comisionado residente en Washington, Pedro Pierluisi, reafirmaron este fin de semana su reclamo a favor de la liberación de López Rivera, quien fue convicto por conspiración sediciosa debido a sus vínculos con el grupo clandestino pro independencia Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN).

“Oscar ya pasó demasiado tiempo fuera de su patria. Es hora de traerlo a su tierra”, tuiteó el gobernador García Padilla al pedir que se firme la petición radicada en la página de internet de Casa Blanca, a favor de la liberación de López Rivera.

El comisionado Pierluisi, por su parte, indicó en Twitter que “llevamos mucho tiempo en esto. Ya es tiempo, señor Presidente”.

Gutiérrez, por otro lado, considera que las recientes muestras de la presencia de la política partidista en el FBI -como se vio en la investigación sobre Hillary Clinton-, no deben ser un impedimento para la decisión que puede tomar sin consultar a nadie el presidente Obama.

"El poder del presidente a otorgar un perdón no puede ser revisado ni tiene que ser consultado. Es un poder único. Bill Clinton perdonó a 11 prisioneros políticos y dio un perdón condicionado a Oscar, frente a la objeción del FBI. Si vamos a esperar a que el FBI diga que sí, Oscar nunca sale de la cárcel", indicó Gutiérrez, quien lidera el movimiento político a favor de la excarcelación de López Rivera.

El congresista boricua sostuvo que se han hecho algunos acercamientos con hispanos que apoyaron el presidente electo Trump para presentarle el tema de López Rivera.

No obstante, afirmó que las verdaderas esperanzas descansan en la decisión que tome el presidente Obama, pues sino augura que el prisionero político puertorriqueño probablemente tendría que cumplir toda su condena, por la cual no podría salir en libertad hasta el 2023. Para entonces, López Rivera tendría 80 años y habría pasado 42 de ellos en prisión.


💬Ver 0 comentarios