congreso (horizontal-x3)
El presidente del Comité de Asignaciones de la Cámara baja, el republicano Rodney Frelinghuysen, dijo anoche que pueden necesitar varios días más para continuar las negociaciones.

Washington -  El liderato republicano del Congreso presentó la resolución que busca extender hasta el 5 de mayo el actual nivel de gastos federales, y que tendría el efecto de dar una semana más a las gestiones que se realizan para lograr una asignación que ayude a mitigar el agotamiento de los fondos de Medicaid que ha provisto a Puerto Rico la ley Obamacare.

El presidente del Comité de Asignaciones de la Cámara baja, el republicano Rodney Frelinghuysen, dijo anoche que aún cuando están muy cerca de lograr una resolución que cubra el resto del año fiscal federal, es decir hasta septiembre, pueden necesitar varios días más para continuar las negociaciones.

La resolución presupuestaria vigente expira mañana, por lo que una extensión de varios días evitaría un cierre parcial del gobierno federal.

Anoche, la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, tuvo una reunión con el speaker Paul Ryan, como parte de los esfuerzos para que la resolución que se intente aprobar la semana próxima incluya una asignación de Medicaid para Puerto Rico.

Autoridades de la Isla y representantes de la industria de la salud han indicado que las conversaciones van dirigidas a que la resolución de la semana próxima incluya una asignación de entre $562 y $900 millones en fondos de Medicaid, que ayuden a llenar el hueco que deja a finales de año el agotamiento de las asignaciones que hiciera Obamacare.

El programa Mi Salud ha utilizado cerca de $1,200 millones de Obamacare para su presupuesto.

Cuando más optimismo había en el sector de la industria de salud de Puerto Rico, sin embargo, tanto el presidente de EE.UU, Donald Trump, como fondos de inversiones y sectores republicanos intensificaron la presión en contra de la medida.

En un tuit, el presidente Trump indicó anoche que “los demócratas intentan dar un rescate financiero a las compañías aseguradoras por el desastroso Obamacare y a Puerto Rico, con tus impuestos. Triste”.

Las expresiones de Trump complicaron el panorama para la Isla después de que se conociera que por medio de congresistas republicanos, grupo de bonistas intentan lograr un ‘quid pro quo’ que condicione una nueva asignación de Medicaid a que se aplace la entrada en vigor del título III de la ley PROMESA, el apartado que permite al gobierno de Puerto Rico solicitar un procedimiento de quiebras para sus emisores de deuda.

Otra propuesta que se baraja va dirigida a reclamar que la Oficina de Contraloría General (GAO) certifique que la Junta de Supervisión Fiscal a cargo de las finanzas públicas de Puerto Rico cumple con la ley PROMESA.

El gobierno de Puerto Rico ha rechazado esas iniciativas de última hora, mientras insiste en buscar acuerdos voluntarios de reestructuración de la deuda pública. La moratoria en el freno de la litigación judicial en contra del gobierno de Puerto Rico, no obstante, vence el lunes.

Mañana, la Junta de Supervisión Fiscal a cargo de las finanzas públicas de Puerto Rico tendrá una nueva reunión pública para considerar los planes fiscales de varias corporaciones públicas.

Los primeros informes alegaban que el interés en evitar la puesta en marcha del título III de PROMESA  emanaba  del gobierno de Ricardo Rosselló.  “El gobernador Rosselló cabildeando para eliminar/frenar el título 3 de PROMESA a cambio de más dinero de Medicaid, ayuda a los bonistas. Malo para Puerto Rico”, tuiteó el presidente del sindicato 32BJ de Nueva York y vicepresidente de la SEIU, Héctor Figueroa.

Sánchez rechazó temprano esa “alegación”.  “El gobierno de Puerto Rico no está gestionando ninguna enmienda ni apoya enmiendas a la ley PROMESA. Como sucede con los rumores de pasillo uno se entera. Pero, esos no son los intereses del gobierno. No creo que el Congreso  vaya a perder su tiempo en eso”, sostuvo el representante del gobernador ante la junta federal.

El portavoz del PPD en el Senado, Eduardo Bhatia, dijo que la líder de la minoría demócrata en la Cámara baja, Nancy Pelosi, ha prometido dar la batalla por una asignación de cientos de millones de dólares en fondos de Medicaid, pero cree necesario que el gobierno de Puerto Rico haya una declaración pública clara, no en San Juan, sino ante el Congreso en contra de los planes de retrasar la vigencia de la posibilidad de utilizar la vía judicial de PROMESA para reestructurar la deuda.


💬Ver 0 comentarios