Mary Kay Henry (semisquare-x3)
“Es otro ejemplo de políticos interesados en manipular las reglas para favorecer a las corporaciones sobre los trabajadores, en este caso a los fondos de cobertura de riesgo de Wall Street”, dijo Mary Kay Henry. (Angel Luis García)

La presidenta del Sindicato Internacional de Empleados de Servicio (SEIU), Mary Kay Henry, afirmó que hoy que con el desmantelamiento de la comisión ciudadana que buscaba auditar la deuda pública de Puerto Rico se le ha arrebatado una voz independiente al pueblo puertorriqueño.

“Es otro ejemplo de políticos interesados en manipular las reglas para favorecer a las corporaciones sobre los trabajadores, en este caso a los fondos de cobertura de riesgo de Wall Street que aumentarán sus ganancias a costa de las familias trabajadoras de Puerto Rico”, indicó Henry, en una declaración escrita.

La dirigente sindical sostuvo que la deuda de cerca de $70,000 millones fuerza a las familias, “incluyendo a los miembros de la SEIU”, a enfrentarse a recortes en los servicios públicos y en sus salarios.

“Si el plan del gobernador Ricardo Rosselló Nevares se completa, gente trabajadora como Norma Jiménez, una asistente administrativa en la escuelas públicas durante más de 20 años y miembro de SEIU Local 1996 verá aumentar sus impuestos a la propiedad y reducir sus horas de trabajo y pensiones. Norma no puede lidiar con más recortes, en momentos de luchar por cuidar a su anciana madre.

Uno de los vicepresidentes de la SEIU, Roberto Pagán, era el presidente del Comité de Auditoría de la Deuda, que fue derogada oficialmente hoy por el gobernador Rosselló.

"Estamos solidarios con nuestros hermanos y hermanas en Puerto Rico. Los trabajadores puertorriqueños han luchado durante demasiado tiempo con una crisis económica que está afectando a sus familias y comunidades”, agregó Henry.


💬Ver 0 comentarios