Calderón, ataviada con un chaleco rojo de flecos  y una cinta de cuero amarrada al cuello, rechazó precisar por quién votaría, pero indicó que sería una combinación de incumbentes y nuevos.  

Calderón reiteró su llamado a los electores populares  a votar, como ella, "por los mejores".