sindicatos se manifiestan en el capitolio contra el proyecto 938 (horizontal-x3)
Los trabajadores comenzaron a llegar, desde las 6:00 de la mañana, al área de la plazoleta del ala norte de la “Casa de las Leyes”. (Alex Figueroa Cancel)

Miembros de 25 sindicatos llegan hoy hasta el Capitolio para arreciar su oposición al Proyecto de la Cámara 938, que pretende reducir beneficios a los trabajadores públicos.

“Alrededor de 25 organizaciones, en su mayoría de corporaciones públicas y agencias, decidimos venir en protesta para reclamar el retiro del proyecto 938”, sostuvo Javier López, secretario de organizaciones de la Central Puertorriqueña de Trabajadores (CPT).

Los trabajadores comenzaron a llegar, desde las 6:00 de la mañana, al área de la plazoleta del ala norte de la “Casa de las Leyes”. Lo hicieron ante la mirada de una docena de oficiales de la Policía apostados en las escalinatas del Capitolio, detrás de las barricadas que han dejado de forma ininterrumpida después de manifestaciones pasadas en las que se han registrado confrontaciones.

En momentos en que comenzaban a organizarse para protestar, uno de los portavoces hizo un llamado desde los altavoces para que los unionados estuvieran atentos a identificar, entre la muchedumbre, a personas “ajenas” a los sindicatos. Quieren evitar la presencia de “agentes encubiertos”.

La convocatoria de hoy está encabezada por sindicatos como la Unión Independiente Auténtica (UIA), UTIER, UITICE, Unión de Empleados de la Corporación del Fondo del Seguro del Estado (CFSE), Unión de Empleados de la Autoridad de Edificios Públicos y la Hermandad Independiente de Empleados Profesionales de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (HIEPAAA), entre otros.

“Los trabajadores no estamos dispuestos a que se nos siga empobreciendo, a nuestras familias y al resto del país”, dijo Pedro Irene Maymí, presidente de la UIA.

Esta manifestación ocurre a dos días de que el mismo Capitolio fuera escenario de otra protesta de uniones que llegaron  el día en que estaba prevista una vista pública y así cabildear en contra del proyecto.

“Llevamos desde el lunes en un cabildeo en la legislatura. Hemos tenido reuniones con muchos legisladores y apenas hemos logrado que nos atiendan”, señaló López. “El reclamo del presidente de la cámara ayer fue que la aportación al plan médico no la iban a bajar $100, sino a $200, cuando lo que nos quieren arrebatar son conquistas de más de 60 años”.

“El día de hoy comienza una jornada de luchas en la calle que no tiene fin. Cuánto vaya a durar, va a depender de las acciones que tomen en el día de hoy, que dicen que van a bajar el proyecto a votación”, agregó.

López dijo que los líderes de las uniones fueron citados auna reunión en el Senado para hoy al mediodía, aunque desconoce cuál es la agenda de la misma ni quién los atenderá. Posteriormente se indicó entre líderes sindicales que sería en cualquier momento de las 10:00 de la mañana, pero este medio no había recibido una confirmación por parte del Senado.

Mientras, para las 11:00 de la mañana los líderes de ambos cuerpos legislativos, junto con los presidentes de las comisiones de Hacienda de las dos cámaras, convocaron a una conferencia de prensa.

“No estamos dispuestos a aceptar enmiendas al proyecto 938”, aseveró. “Entendemos que el proyecto es nefasto y desde que esta administración llegó al poder no ha habido ni un solo proyecto que toque los grandes intereses, las compañías foráneas ni las compañías que tienen incentivos contributivos en este país”.

En cuanto a los votos necesarios para que se aprobara en la Cámara de Representantes, Maymí señaló que el proyecto “hasta el día de ayer no los tenía. No empece, se indica que lo van a estar bajando en el día de hoy. Nosotros esperamos que los legisladores que tengan consciencia, le voten en contra a este proyecto”.

“Tú no puedes oprimir a un país y esperar que el país no reaccione”, manifestó Maymí. “Lo que pase de aquí en adelante es responsabilidad de la Junta de Control Fiscal y del gobierno de Puerto Rico”.

Las manifestaciones comenzaron desde temprano cuando la Unión de la CFSE y la UTIER decretaran paros para el día de hoy. Además de la zona metropolitana, la Policía y las mismas organizaciones laborales reportaron piquetes en Fajardo, Mayagüez, Ponce y Guayama.

A su vez, el presidente del sindicato de Trabajadores Unidos de la Autoridad Metropolitana de Autobuses, Alexis Merced Gutiérrez, dijo que hoy no detendrían sus labores, pero adelantó que sí estaban contemplando diversas actividades y dejó entrever que si pararán el 1 de mayo.

“Puede que estemos pidiendo un paro indefinido para todo el mundo, para que el gobierno sepa que no tenemos miedo”, sostuvo. “El 1 de mayo vamos a estar en la calle… si TuAMA está en la calle, no hay guaguas”.

Desde la implementación de varias medidas de austeridad adoptadas por el actual gobierno, las organizaciones laborales han aumentado las jornadas de manifestaciones.

También se han unido a diversas protestas que han presentado otros sectores, como los estudiantes que decretaron una huelga en varios recintos de la Universidad de Puerto Rico.

Sin embargo, las intenciones del Proyecto de la Cámara 938 encendieron aún más la mecha de las uniones que representan a empleados públicos, al punto de que han decretado varios paros y una jornada intensa de manifestaciones para el 1 de mayo, cuando se conmemora el Día Internacional de los Trabajadores.

Esta medida, conocida como la “Ley de Cumplimiento con el Plan Fiscal” deroga las disposiciones de los convenios colectivos negociados a través de los años, que podrían obstaculizar el cumplimiento del plan fiscal aprobado por la Junta de Supervisión Fiscal.

Entre los beneficios que se verían afectados, la medida dispone una reducción en la aportación patronal en el pago del plan médico y elimina el pago por horas extras.

En los pasados días, funcionarios del gobierno han insistido en que la medida busca uniformar una serie de beneficios que actualmente son dispares entre empleados que desempeñan funciones similares en diferentes áreas del gobierno y que es una forma de prevenir el despido de 45,000 empleados públicos que había propuesto la Junta.

“Ese es el chantaje. No hay necesidad de bajar los beneficios, que no son beneficios, sino conquistas de lucha de más de 50 años. Además, estamos diciendo que el presidente del Senado dijo en su campaña que le iba a poner un impuesto de 10% a un 14% a las foráneas. ¿Por qué primero no toca los grandes intereses de este país y siempre parte la soga por lo más fino?”, dijo López.

“Escuchamos al secretario del Trabajo en un canal de televisión diciendo que, si al proyecto le cambiaban un punto o una coma, iban a despedir a 45,000 empleados públicos. Eso es un chantaje al empleado público… Le estamos diciendo que no se reduzcan beneficios y le pongan impuestos a las foráneas”, afirmó.


💬Ver 0 comentarios