flamenco de camuy (vertical-x1)
En la vista pública que realizaría entrevistaría a expertos que establezcan cómo se le puede buscar una pareja al flamenco. (Archivo / GFR Media)

Desde que llegó hace ocho años, el flamenco de Camuy ha vagado solitario de charca en charca. Pero sus días de soledad pueden estar por terminar, pues el legislador del distrito de Hatillo, Camuy y Quebradillas, Joel Franqui Atiles, se ha propuesto buscarle pareja.

Además, quiere construir un paseo tablado con una torre de observación para poder tener una mejor vista del ave, el cual se pasea en las fincas destinadas para las vacas en el barrio Bajuras de Camuy desde el 19 de enero de 2009.

Para encaminar su propósito, Franqui Atiles radicó una resolución en la Cámara de Representantes. El propósito es “realizar un estudio sobre las opciones para maximizar el efecto turístico que posee la presencia del flamenco en el municipio de Camuy e identificar alternativas para conservar el ave exótica en un cuidado propicio para dicha especie”.

En entrevista con endi.com, el legislador puntualizó que radicó la resolución ya que “para nuestro pueblo de Camuy el flamenco es un personaje y un atractivo turístico, y para nosotros es importante que se conserve la especie y se procree”.

Planteó que la presencia del flamenco ha provocado que en el barrio Bajuras se abran restaurantes y “pincheras” para ofrecerles comidas a los cientos de turistas que se pasean por las angostas calles comunitarias en busca del flamenco.

Para lograr que ese atractivo se mantenga, el representante considera que es necesario que el ave se procree. De ahí, entonces, la necesidad de una pareja.

El problema es que el legislador desconoce el sexo de la criatura. Tampoco sabe cuánto tiempo le queda de vida.

“Lo que se busca es ver la posibilidad de traer en un futuro una pareja para ese flamenco. No sé cuántos años tengamos de vida, pero una vez perdamos ese atractivo turístico se puede afectar la zona”, aseguró.

Señaló que en la vista pública que realizaría como presidente de la Comisión de Agricultura, Recursos Naturales y Asuntos Ambientales entrevistaría a expertos que establezcan cómo se le puede buscar una pareja al flamenco y otros datos que permitan que se mantenga en la zona.

Franqui Atiles reconoció que la idea de buscarle pareja al pájaro no es suya. Dijo que las personas le escriben para que tome acción y evite que se quedan sin flamencos en la comunidad. De hecho, en las redes sociales hay grupos que insisten en buscarle pareja al ave.

Pero, ¿qué ocurriría si el flamenco se va y no regresa? No sería la primera vez. En el 2014, el ave desapareció de Camuy y fue avistado en la zona de la playa Peñón Amador en Barceloneta. Al poco tiempo, regresó.

“Si no se ha ido, entendemos que es porque en la charca ha conseguido alimentos”, soltó.

Por otro lado, aunque Franqui Atiles ha saltado a la luz pública con esta peculiar medida, la búsqueda de pareja para el flamenco no es su prioridad. Dijo que lo es resolver “el problema de la falta de agua” en los pueblos de Hatillo, Camuy y Quebradillas.


Infografía
Oprime aquí para ver el detalle de la infografía

Este representante, natural del barrio Puente de Camuy, comenzó funciones en enero pasado. Antes, se desempeñaba como empleado de la Corporación para el Fondo del Seguro del Estado.

Hasta el momento ha radicado unas 58 medidas legislativas. Alegó que entre estas se destaca un proyecto de ley para regular el precio del asfalto.

“Solamente hay tres compañías que son las que venden al gobierno de Puerto Rico el asfalto, y el gobierno es su principal cliente. Se debe regular el precio por razones de seguridad, calidad de vida y creo que el gobierno debe ejercer su prerrogativa de regular el precio del asfalto. Son millones de dólares que el gobierno invierte. Hay que velar por la calidad y que los precios sean razonables, controlando los márgenes de ganancias”, manifestó. 


💬Ver 0 comentarios