Una reclusa de la cárcel de mujeres de Vega Baja, que fue enviada al Centro Médico de Río Piedras luego de ser agredida por otras confinadas.

Aunque inicialmente circularon rumores de que que estaba embarazada, la portavoz del Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR), Sheila Padín, negó que ese fuera el caso.

Según Padín, la información que tenían era que la confinada se encontraba en condición estable.

Michael González, del Cuerpo de Investigaciones Criminales de Vega Baja, señaló más temprano en el día que la mujer, identificada como Melissa Ebony Gibbs, fue agredida a puños y patadas en la cabeza y el tórax, en la mañana de hoy, presuntamente por varias confinadas.

Fuentes de la Policía confirmaron que la mujer fue llevada al Centro Médico de Río Piedras donde se le estaban realizando exámenes y que se encuentra en condición estable.

Según González, la agresión se reportó a eso de las 8:30 a.m. en el área de máxima seguridad. Los datos preliminares recopilados apuntan a que no se usó arma alguna.

Antes de determinar que la mujer no se encontraba embarazada, fuentes alegaron que la reclusa recientemente había presentado una querella contra el supuesto padre de la criatura, un empleado de la compañía que suple alimentos al sistema correccional, por presuntamente agredirla. Padín confirmó que el hombre objeto de la querella no trabaja directamente para el DRC, sino para la compañía suplidora.

En la tarde de hoy agentes de la Policía todavía investigaban a las prisioneras como parte de la pesquisa criminal por la agresión