Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Ana Cacho, madre del niño asesinado Lorenzo González Cacho, tendrá visitas supervisadas con sus dos hijas, según decisión del Tribunal Apelativo, supo El Nuevo Día.

Con la decisión, el Tribunal Apelativo revoca al Tribunal de Primera Instancia en lo que respecta el contacto que mantienen las niñas con su madre y le ordena al Tribunal de Primera Instancia la celebración de una audiencia para que se discuta nuevamente el cese de esfuerzos razonables para la reunificación de Cacho con sus dos hijas, que actualmente están bajo la custodia de su padre, Ahmed Alí González.

Cacho ha sido declarada por el Departamento de Justicia como sospechosa del crimen ocurrido el 9 de marzo de 2010 en su residencia en Dorado.

Ni Cacho ni sus familiares mantenían contacto con las niñas desde finales de marzo por disposición judicial.

En la decisión, el Tribunal de Apelaciones cuestionó la determinación de la jueza Sonia del Toro de aceptar el testimonio de la psicóloga Elsa Cardalda cuando servía de perito ante el tribunal mientras le daba tratamiento a las niñas. Según el Tribunal de Apelaciones esta doble función es objetada en el derecho por asuntos de confidencialidad.

Además, entre otras cosas, el Apelativo señaló que Del Toro erró al aplicar unas enmiendas a la Ley de Maltrato de Menores, posteriores a la radicación del caso, sin escuchar los planteamientos de las partes en el caso.

En la sentencia, supo El Nuevo Día, se establece que no hay razones para impedir que Cacho no tenga contacto supervisado con las hermanas de Lorenzo.

La decisión mantiene al padre como custodio de las menores, que al momento de los hechos tenían 5 y 13 años.

Decisiones anteriores del caso justificaban que Cacho había influído en las niñas para que estas no hablaran de lo ocurrido en su casa la noche en que murió Lorenzo. Esto hizo que el fiscal general Obdulio Meléndez señalara públciamente que había un “pacto de silencio” entre la familia Cacho que impedía el esclarecimiento del caso. Esto ha sido rechazado por Cacho y su familia.

No se han presentado cargos criminales por el asesinato del menor, que sufrió heridas en la sien, la nariz y la parte posterior de la cabeza.

Se espera que el Departamento de la Familia presente una apelación ante el Tribunal Supremo ante la determinación del foro apelativo. 


💬Ver 0 comentarios