Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

WASHINGTON – El congresista boricua Luis Gutiérrez describió hoy como “devastadora” la carta en la que el número dos del Senado estadounidense le exige cuentas al Departamento de Justicia federal sobre la investigación en torno a los casos de brutalidad policial en Puerto Rico.

“Para quienes quieren ocultar la realidad de la crisis de los derechos civiles en Puerto Rico, esta carta es nada menos que devastadora”, dijo Gutiérrez, al recordar que Dick Durbin, elegido por el estado de Illinois, es el presidente del subcomité de Asuntos Constitucionales, Derechos Civiles y Humanos del Senado federal.

A su vez, mencionó que Durbin – quien es el senador demócrata de su estado – es quizá el mejor aliado del presidente Barack Obama en el Senado estadounidense.

Gutiérrez, elegido por un distrito de Chicago, dijo que el senador Durbin le envió copia de la carta que le remitió al secretario de Justicia de Estados Unidos, Eric Holder, en la que pide acelerar la investigación y advierte que si son ciertas las denuncias en contra de la Policía de Puerto Rico se habrían cometido abusos descarados de derechos civiles contra estudiantes, comunidades pobres, homosexuales y extranjeros, entre otros.

"El senador de mi estado de Illinois y mi muy estimado amigo, Dick Durbin, nos tiene acostumbrados a enorgullecernos por su liderazgo ejemplar y su colaboración continua con todos quienes luchamos por la justicia social”, indicó Gutiérrez, quien ha denunciado desde el hemiciclo de la Cámara de Representantes una crisis de derechos civiles y humanos en Puerto Rico bajo el gobierno de Luis Fortuño.

Para Gutiérrez, “la crisis de derechos civiles y humanos la ha provocado las acciones del régimen imperante en Puerto Rico, por su afán desmedido por reprimir y suprimir la expresión de disgusto y oposición de sectores importantes del pueblo de Puerto Rico a sus políticas anti-obreras, y en contra de los intereses del pueblo, de los estudiantes y de todos los disidentes”.

“Esta crisis de abusos se alimenta del silencio y la impunidad”, indicó el congresista boricua, quien ya le ha pedido a Holder copia de todos los documentos y contactos que hayan tenido representantes del gobierno de Fortuño con Justicia federal sobre la investigación que está en manos de la División de Derechos Civiles.

En una carta enviada el miércoles, Durbin le reclamó al secretario Holder que le presente un informe sobre el status de la investigación que realiza su departamento en torno a casos de brutalidad policial y violaciones “descaradas” de derechos civiles en Puerto Rico.

“Apreciaré una sesión informativa sobre el estado actual de la investigación, incluyendo su calendario para completarla y divulgar los hallazgos”, indicó Durbin en una carta enviada el miércoles a Holder.

Durbin es el legislador federal de más alto rango en reclamar que se acelere la investigación que desde 2008 lleva a cabo la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia de Estados Unidos sobre casos de brutalidad policial en Puerto Rico.

La carta fue enviada una semana después de que la American Civil Liberties Union (ACLU) efectuara una sesión informativa en el Congreso y le pidiera a representantes de legisladores federales -incluyendo ayudantes de Durbin- que avivaran la presión hacia el Departamento de Justicia federal.
Para la ACLU, la brutalidad policial se ha intensificado durante el gobierno de Luis Fortuño.

En su misiva, Durbin relata que la ACLU ha mostrado evidencia de cómo los casos de brutalidad han tenido como víctimas a estudiantes universitarios que han sido “agredidos inmisericordemente, rociados con gas pimienta y tiroteados con balas de goma”.

Manifestantes femeninas, a su vez, “son las primeras en ser el objetivo de la violencia y han sido sexualmente hostigadas y manoseadas por la Policía”, indicó Durbin, en referencia a las denuncias del director ejecutivo de ACLU, el boricua Anthony Romero.


💬Ver 0 comentarios