Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Los policías sujetos a estas pesquisas continúan trabajando. (horizontal-x3)
Los policías sujetos a estas pesquisas continúan trabajando. (Archivo / GFR Media)

El Negociado de Investigaciones Especiales (NIE) mantiene abiertas pesquisas sobre las muertes de 20 civiles a manos de policías estatales o municipales, y algunas de esas indagaciones datan de hasta seis años atrás.

Amparándose en las disposiciones de confidencialidad de la ley que creó el NIE y el nuevo estatuto que lo rige bajo el Departamento de Seguridad Pública, el director del ente, Héctor López Sánchez, apenas brindó información sobre el avance de las investigaciones, lo que deja sin respuesta numerosas interrogantes en torno a la premura y la eficacia con las que el Estado investiga el uso de fuerza letal de los organismos de ley y orden.

Típicamente, los policías involucrados en estos casos trabajan mientras son investigados.

“Estoy impedido por ley de revelar información interna de una investigación”, sentenció en entrevista con El Nuevo Día. “Los casos salen cuando están listos”, insistió.

El 26 de febrero de 2014, Jorge L. Ortiz Jordán fue muerto a tiros a manos de agentes de la División de Drogas de San Juan, en Villa Palmeras. Un año más tarde, el entonces secretario de Justicia, César Miranda, dijo que la prueba de balística sería crucial para determinar si tres agentes acusados luego a nivel federal por corrupción serían imputados por ese asesinato.

Fuentes con conocimiento del proceso indicaron que se sospecha que a Ortiz Jordán le colocaron varias armas de fuego encima para dar la impresión de que representaba un peligro para los policías.

Más de tres años después, ese caso sigue abierto, dijo López Sánchez. “Se le está dando un nuevo giro a la investigación, y se están investigando varios ángulos. No está cerrada, y esperamos que nos dé resultados”, indicó.

El 30 de noviembre de 2015, dos jóvenes perdieron la vida cuando el vehículo en el que viajaban con otros dos individuos se estrelló contra un poste en el expreso PR-181, en medio de una persecución con policías. “Esa investigación está activa y continúa, no es que esté detenida”, insistió López Sánchez. Cuando ocurrió el suceso, trascendió que uno de los jóvenes muertos presentaba una herida de bala, y las autoridades les ocuparon las armas a varios agentes.

Justifica demora

López Sánchez atribuye la tardanza en la resolución de estos casos a varios factores. Por un lado, recalcó que las pesquisas son dirigidas por fiscales en las distintas áreas judiciales. Sin embargo, esos fiscales son asistidos por agentes del NIE que responden a Sánchez López.

El expolicía y fiscal, quien comenzó a dirigir el NIE en enero, indicó que el brazo investigativo del Departamento de Justicia perdió 29 agentes debido a que la pasada administración avaló que se acogieran al preretiro. Los casos de esos agentes fueron reasignados. “El NIE estuvo inoperante tres años”, adujo.

Al recurrir otra vez a la confidencialidad, López Sánchez no brindó datos básicos como la fecha de los hechos, el lugarni el nombre del occiso en las pesquisas abiertas. Tampoco dio información sobre investigaciones cerradas, algunas de las cuales emanan de incidentes de conocimiento público.

No obstante, sí confirmó que el NIE no asumió jurisdicción en el caso de la muerte de un paciente mental que sufrió descargas eléctricas al ser arrestado por agentes de la Policía el 8 de diciembre de 2015, en Bayamón. Tampoco, luego de un análisis preliminar, entró en la investigación sobre la muerte de un asaltante a manos de un oficial en hechos ocurridos el 19 de diciembre de 2015, en Levittown. De igual modo, no indagó la muerte de un individuo a manos de agentes de la División de Drogas de Guayama el 2 de diciembre del año pasado, en Cayey.

Esto significa que, en esos casos, el NIE no encontró evidencia de que los policías se hayan excedido en el uso de fuerza letal.

El 5 de mayo, un hombre murió a manos de la Policía, en Bayamón, tras cometer un robo en Naranjito. El 27 de abril, un presunto asaltante murió baleado por un agente en un negocio en Barrio Obrero. En ambas pesquisas, el NIE espera por la investigación preliminar para determinar si asumen jurisdicción.

Un caso que sigue abierto involucra al propio NIE. El 6 de mayo del año pasado, un hombre murió baleado a manos de agentes de esa entidad en medio de una transacción con agentes encubiertos, en Cayey. Ese caso es trabajado por la fiscalía de Guayama y la Policía.


💬Ver 0 comentarios