El caso de la muerte del niño Lorenzo González Cacho ya está esclarecido, según reiteró hoy la fiscal Wanda Casiano.

“Nosotros tenemos ya una versión, unos hechos y unas pruebas científicas donde se corroboró que, para efectos nuestros, el caso está esclarecido. Estamos preparando el caso y obteniendo la evidencia necesaria para radicar”, dijo Casiano en entrevista radial (Radio Isla).

Ante la pregunta de si lo que sucedió el día 9 de marzo de 2010 en la casa de Ana Cacho, quien vivía con sus tres hijos en la urbanización Dorado del Mar, fue un asesinato, la fiscal respondió de manera afirmativa.

“Nosotros hemos investigado y ciertamente tenemos una composición de lo que sucedió ese día. Ciertamente [fue un asesinato]”, aseguró la fiscal.

Sin embargo, la fiscal del caso del niño Lorenzo rehusó entrar en detalles respecto a si se trata de uno o varios asesinos.

No obstante, Casiano aseguró que ya Justicia tiene clara la identidad del o de los responsables.

“Este caso se va a radicar, por eso estamos trabajando. La prueba científica y pericial está completa”, añadió.

El niño Lorenzo González Cacho, de 8 años, fue atacado brutalmente en la madrugada del 9 de marzo de 2010 en la casa de su madre Ana Cacho en Dorado del Mar. Horas más tarde, se certificó su muerte en el Centro de Diagnóstico y Tratamiento (CDT) de Dorado.

Al momento, Ana Cacho ha sido la única persona señalada por el Departamento de la Familia como sospechosa del asesinato de Lorenzo González.