Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Toa Baja centro de gobierno (horizontal-x3)
El Centro de Gobierno de Toa Baja fue acordonado para evitar la entrada de personal. (Xavier J. Araújo Berríos)

El jefe del Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés), Douglas Leff, confirmó este mediodía que la investigación que lideran está relacionada al uso de fondos federales durante la administración municipal del exalcalde Aníbal Vega Borges.

"La orden de allanamiento se enfoca en al menos cinco años" y "por lo menos" tiene que ver con fondos de Salud y Vivienda federal, expresó Leff sobre el allanamiento que dicha agencia realiza en el Centro de Gobierno de Toa Baja.

Vega Borges administró el municipio de Toa Baja por los pasados 11 años y medio. Renunció en junio tras resultar derrotado en las primarias internas del Partido Nuevo Progresista.

Asimismo, el jefe del FBI informó que hoy no habrá arrestos y que están recopilando "muchos" documentos y computadoras que se llevarán a las oficinas del FBI, donde "analistas, agentes y especialistas examinarán la prueba por una o dos semanas para determinar si hay evidencia de algún crimen, porque no sabemos".

"Estamos examinando irregularidades en récords, pero no podemos decir qué delitos", explicó Leff.

Recordó que donde quiera que hay fondos federales, tienen jurisdicción.

Al no poder pasar, el emplazador, que hizo la gestión por parte del abogado César Rosado, se fue.

Fue a las 6:00 a.m. que agentes del Negociado Federal de Investigaciones (FBI, en inglés) allanaron el Centro de Gobierno de Toa Baja. Jeff indicó que podrían culminar la búsqueda de información a eso de las 3:00 p.m.

Son unos 50 agentes del FBI, así como de la Oficina del Inspector General del Departamento federal de Salud y Servicios Sociales y de la Oficina del Inspector General del Departamento de Vivienda federal los que realizan el operativo.

Alcalde coopera con la pesquisa

ELNUEVODIA.COM logró contactar al alcalde de Toa Baja, Jorge Ortiz Matías, previo a la confirmación del FBI, pero este alegó que desconocía del allanamiento.

Poco después el ejecutivo llegó hasta el Centro de Gobierno y no emitió declaraciones. Luego, expresó en un comunicado de prensa que le daba "la bienvenida a cualquier investigación sobre las operaciones del municipio". 

"Le he brindado toda la deferencia, respeto y espacio necesario para los procedimientos que realizan las autoridades federales durante la mañana de hoy en el Centro de Gobierno municipal", sostuvo.

Además, indicó que confía "en elestricto apego de la ley de los funcionarios municipales y que cualquier desviación, debe ser atendida en los foros correspondientes".

Finalmente, Ortiz Matías informó que, salvo a las oficinas ubicadas en el Centro de Gobierno, todas las otras dependencias municipales operan con normalidad durante el día hoy. 

Por otro lado, alrededor de las 7:00 a.m., los empleados se conglomeraban en el estacionamiento del Centro de Gobierno en espera de que culminara la operación. 

"Yo sabía que esto venía, pero no así", dijo un empleado del municipio que no quiso identificarse.

"En mis 31 años de servicios y nunca había pasado algo así", agregó otra de las empleadas del municipio. 

Este medio supo que empleados municipales llevan triturando papeles desde hace varios días.

Problemas con los federales

Si bien aún no se han brindado detalles sobre el motivo de este allanamiento, cabe destacar que en estas últimas semanas el municipio de Toa Baja ha estado bajo el asedio de los federales.

A principios de noviembre la alcaldía tuvo que cerrar, ya que el ayuntamiento no tenía fondos para pagarle a sus empleados. El Servicio de Rentas Internas de Estados Unidos (IRS, por sus siglas en inglés) le había congelado sus cuentas para cobrar millones de dólares en deudas.

Mientras, el pasado viernes el juez federal Gustavo Gelpí emitió una orden en contra del ayuntamiento y de Ortiz Matías, en la que amenaza con multar al alcalde, encontrarlo en desacato civil, ordenar su arresto y meterlo preso si no acata un dictamen, que le ordena permitir que la Congregación Cristiana de los Testigos de Jehová entrea las urbanizaciones con control de acceso a realizar su trabajo de evangelización.


💬Ver 0 comentarios