El adolescente de 15 años que se atrincheró esta tarde en su residencia de Gurabo finalmente decidió dejar entrar a unos agentes a la estructura y fue "restringido", dijo el coronel Leovigildo Vázquez, jefe de la región este de la Policía.

Vázquez explicó que el negociador, el teniente Carlos Alicea, logró a eso de las 7:00 p.m. que el joven le permitiera acceso a la casa. Aunque aún así el adolescente no se mostraba dispuesto a salir sin el uso de la fuerza, finalmente se intervino con él.

Se espera que esta noche sea internado en el Hospital Panamericano.

La odisea comenzó a las 4:00 p.m. cuando la madre del muchacho, que no es identificado por ser menor de edad, denunció en el cuartel de Gurabo que había sido agredida por su hijo, quien supuestamente sufre de déficit de atención.

Cuando la mujer, acompañada por agentes del distrito de Gurabo, regresó al hogar, ubicado en la carretera PR-933, cerca del restaurante Sevilla, el menor se atrincheró y comenzó a disparar perdigones y lanzarle huevos a los agentes.

El joven causó grandes destrozos en la casa, dijo Vázquez.