Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Pesquera sostuvo que ningún caso criminal se “quedará en el aire” porque las  autoridades estatales y federales presentarán cargos contra cualquier persona que viole la ley. (horizontal-x3)
Pesquera sostuvo que ningún caso criminal se “quedará en el aire” porque las autoridades estatales y federales presentarán cargos contra cualquier persona que viole la ley. (Luis Alcalá del Olmo)

Para el secretario designado de Seguridad Pública, Héctor Pesquera,  hay algo “roto” en la seguridad de la Isla   porque, dijo,   al amparo de la libre expresión se cometen actos criminales. Por eso, indicó que su interés es contribuir para que en Puerto Rico impere el orden y la gente se sienta segura. Recalcó, en una entrevista ayer con El Nuevo Día, que no vacilará en hacer que se cumplan  las leyes. 

¿Qué hacía antes de aceptar la dirección del recién creado Departamento de Seguridad Pública (DSP)?

—Yo era subjefe del Departamento de  la Policía de Seminole Tribe de Florida.   Mi función ahí era manejo de emergencia para toda la tribu y todos los hoteles. (Atendía) todo tipo de investigación criminal, investigaciones internas, si hubiese querellas en contra de la Policía y Homeland Security.

¿Qué lo motivó a regresar al  gobierno de Puerto Rico?

—(Ríe). Sé que sonará como si fuese un cliché, pero yo  nací aquí, me crié aquí, me eduqué aquí... algo de esto es mío aquí, y no voy a dejar que se eche a perder y, si alguien estima que puedo ayudar a resolver algo, como lo hizo el gobernador (Luis) Fortuño aquella vez y ahora lo hace el gobernador (Ricardo Rosselló), yo estoy aquí presente porque soy puertorriqueño. Estoy aquí y creo que, si esto está roto y puedo ayudar, yo voy a ayudar. 

¿A qué se refiere cuando dice que “esto está roto”? 

 —Creo que esto está roto cuando yo veo que aquí están haciendo cosas que no se deberían estar haciendo, por razones que yo desconozco. Todavía, no hay lo que yo espero que sea una acción pertinente para resolver estos problemas y, si yo puedo ayudar en ese sentido proactivamente, lo voy a hacer porque esto (la Isla) es mío. Aunque yo no esté aquí presente, porque vivo en la Florida, como quiera, yo siento y padezco  lo que pasa en esta Isla.  

¿Qué entiende que no está bien?

—Lo que estoy viendo últimamente. Es este tipo de situaciones que se están dando aquí. Las manifestaciones no. Las manifestaciones no me preocupan. (Me refiero) a los actos criminales usando la legitimidad de las manifestaciones como escudo. Nosotros siempre hemos tenido la política de garantizar los derechos civiles y constitucionales de las personas. Eso no es ningún problema.  Me preocupa que el pueblo entienda que esto es una isla de leyes y que el gobernador lo ha dicho claramente y soy partícipe 100% de eso. Aquí se van a tomar acciones, no tan solo por esto (los actos criminales en las manifestaciones), sino por cualquier acto criminal. La secretaria de Justicia, (Wanda Vázquez) también está a bordo, y la fiscal federal (Rosa Emilia Rodríguez), porque la proyección de nosotros es la siguiente: coordinar las agencias. Si hay una violación criminal de parte de cualquier elemento, se va a analizar donde quiera que mejor corresponda, (en el foro) federal o estatal. Ahí se van a radicar los cargos. Pero no se van a quedar en el aire. No se pueden quedar en el aire.

¿Qué quiere hacer desde el DSP?

—Mi norte es tratar de establecer el trabajo en conjunto (entre agencias de seguridad) dentro de las circunstancias  y los retos posibles. Tenemos  las restricciones fiscales, pues vamos a tener que ser creativos. Entiendo que el gobernador tiene la idea correcta de hacer esto con esa combinación de agencias.

¿Cuál será su salario? ¿Trabajará por contrato?

—No se ha definido. 

En el 2012, uno de los asuntos que más se cuestionó fue su contrato de $283,100. Ahora, ¿será similar?

—Sí, sé que se habló mucho aquella vez. Lo único que puedo decir es que no va a ser igual que cuando era superintendente.

El secretario de Asuntos Públicos de La Fortaleza, Ramón Rosario Cortés, dijo a El Nuevo Día tras esta entrevista que durante el mes de mayo finiquitarán los detalles de  “la relación contractual con Pesquera”.   

Cuando fue superintendente de la Policía, enfrentó críticas por limitar información pública. Esto, incluso, le ganó las críticas de la Asociación de Periodistas de Puerto Rico. ¿Qué garantías hay de que no sucederá ahora? 

—La información tiene que fluir. No hay duda de eso. Lo que no puede fluir son los detalles de la información que nos va a llevar a esclarecer un crimen para radicar cargos. Si ahora mismo hay un suceso, yo tengo que notificarle (a la prensa). Pero decirle a, b, c, d, e del suceso, no. 

¿Significa eso que habrá una directriz idéntica  a esa? 

—Hay que dar lo que sea apropiado, pero no le podemos dar lo que pueda hacer la diferencia entre someter un caso o no, por (ofrecer  información) a la prensa.

También,  la American Civil Liberties Union presentó denuncias en su contra por violación de derechos constitucionales y civiles. ¿Esta mácula   lo inhabilita para dirigir el DSP?

—Eso no me inhabilita en nada. En lo absoluto. Vamos a seguir velando por la protección de todos los derechos constitucionales de las personas. Ahí no hay duda alguna, no hay discusión.

 Imagino que está al tanto de los tiempos convulsos  que vive el País. ¿Qué instrucción daría como jefe del aparato de seguridad para lidiar con este ambiente? 

 —El mensaje del gobernador fue claro ayer (anteayer). Y no debe haber discusión alguna: si hay un elemento que comete un acto criminal, usando de escudo una manifestación legítima, porque eso es lo que está pasando, ese tipo de actividad no se va a permitir porque esto es un país de ley y orden. Tan sencillo como eso. (Sobre) los arrestos de policías encubiertos: ¿qué tiene de malo eso? ¿Cuáles son las críticas? Eso es un deber de la Policía. Tiene que hacer  todo lo que está  a su alcance legalmente para proteger a los ciudadanos.

¿Ve al monitor federal, Arnaldo Claudio, como un ente colaborador? ¿Qué opina de que él acuda a las vistas de su confirmación? 

—No conozco un monitor federal. Él es asesor de cumplimiento técnico. De colaborar, obviamente colaboramos, pero cada cual tiene sus funciones. Yo no lo controlo a él ni a esa posición, pero que esté bien claro que, de la forma que no lo controlo a él, él no controla a nadie dentro de la sombrilla. De hecho, que vaya (a las vistas). ¿Qué puede decir él o alguien? Tengo mi récord que habla de treinta y pico de años. Que vaya el que quiera. Yo voy a mí.    

Hablando de su récord, ¿qué opina de las críticas del sector independentista? 

—¿Cómo me van a ver con buenos ojos si soy la persona que tenía a cargo que la ley se cumpliese? Cuando hay un grupo que lo que quiere es que no haya ley y lo que haya es anarquía, que es lo opuesto a mí, pues claro que me tienen que ver con reticencia. Lógico. Eso habla bien de mi trabajo.

¿Qué garantías hay de que, con usted, la Isla va a estar más segura?

—Ninguna. Yo no soy el que garantizo nada. Yo garantizo que voy a hacer todo lo posible dentro de lo que está a mi alcance. 

¿No se confunde seguridad con represión? 

—Ninguna, eso no es ninguna confusión. Pero que tampoco confundan ellos que el aparato de seguridad de este país, que se está creando, no va a tomar acción cuando hay actos criminales. Eso debe estar claro. No. Uno es de coco y otro es de piña.


💬Ver 0 comentarios