Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
El legislador se ha estado atendiendo en la Corporación del Fondo del Seguro del Estado, donde le recomendaron reposo hasta ayer, miércoles. (GFR Media/Archivo)

La semana que viene finalmente se tendrá un cuadro más claro sobre quién será acusado por la reyerta ocurrida el 27 de abril entre el representante José Luis Rivera Guerra y un grupo de manifestantes en el Capitolio.

El Nuevo Día supo que personal del Cuerpo de Investigación Criminal (CIC) de San Juan sostendrá una reunión con la fiscal María Teresa Caro, quien determinará si consolida en una sola investigación las querellas presentadas por Rivera Guerra y el otro individuo involucrado en la pelea, Julio Vargas Cruz, coordinador sindical de la Unión Bonafide de Guardias de Seguridad de la Universidad de Puerto Rico.

Se supo que Rivera Guerra, tras someter una querella ese mismo día en el destacamento de la Policía en el distrito del Capitolio, no ha estado disponible para ser entrevistado por la Policía. El legislador se ha estado atendiendo en la Corporación del Fondo del Seguro del Estado, donde le recomendaron reposo hasta ayer, miércoles, por lo que estuvo trabajando desde su distrito, dijo su portavoz Marilyn Calo.

Hoy, jueves, Rivera Guerra regresó a trabajar al Capitolio.

La Policía, como parte de la pesquisa, necesita los expedientes médicos de Rivera Guerra.  Ya Vargas entregó los suyos junto a sobre 1,600 fotocapturas de vídeos tomados con celulares.

La Policía entregó órdenes judiciales a la Superintendencia del Capitolio -que entregó un vídeo- y a medios de prensa para obtener grabación de seguridad. Igualmente se solicitaron documentos médicos en una clínica ubicada en el Capitolio donde Rivera Guerra se atendió inicialmente.

Vídeos tomados por medios de prensa revelan cómo Rivera Guerra se acercó a la entrada lateral de la Cámara con la intención de ingresar al edifico. La entrada era custodiada por integrantes de gremios laborales que realizaban allí una protesta. En un momento dado se observa como Rivera Guerra le lanza un codazo a Vargas Cruz quien respondió lanzando golpes, al igual que otros manifestantes.

En medio de la pelea, ocurrida frente a agentes de la División de Operaciones Tácticas, una puerta sufrió daños valorados en $3,900, según se consigna en la querella.


💬Ver 0 comentarios